Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Un funcionario que dejó como herencia obras inconclusas y sobreprecios

El Gobierno está preparando un informe sobre el estado de situación de la obra pública mientras la justicia investiga a un grupo de empresas contratistas

Un funcionario que dejó como herencia obras inconclusas y sobreprecios

En octubre de 2005 el ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, se paraba frente a los grandes constructores de la Argentina y los acusaba de cartelizar la obra pública y de sobrecostos. "Defensa de la Competencia y el Banco Mundial han empezado un proceso de investigación en profundidad sobre el tema de la obra pública ligada a vialidad", dijo Lavagna. Un mes más tarde renunciaba a su cargo. Once años después y una década de gestión del ahora detenido José López como secretario de Obras Públicas en el ámbito del Ministerio de Planificación Federal, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, denuncia sobreprecios en las construcciones de rutas de
1000 millones de dólares.


En el informe oficial "El Estado del Estado" no figura la obra pública. El macrismo decidió que sea un apartado por el tamaño de lo que significaba investigar los 12 años de la gestión anterior. "Mires lo que mires, en todos lados hay problemas", explica a El Cronista una alta fuente del Ejecutivo nacional.


"Hay serios problemas con la obra pública en viviendas y vialidad. En el caso de viviendas, encontramos irregularidades que van desde obras que se pagaron y que sólo se ejecutó el 10%, otras paralizadas pero que ya cobraron más del 50%, hasta contratistas que nunca recibieron las plata a pesar de que ya había sido girada", agrega la misma fuente.


En el libro "Los Patrones de la Argentina K" de Esteban Rafele y Pablo Fernández Blanco y "Hablen con Julio" de Diego Cabot y Francisco Olivera se explica el proceso de reparto en donde los constructores cartelizados se repartían las obras a través de UTEs que figuraban en el Registro de Constructores.


"Las obras se repartían en la mesa de la Cámara Argentina de la Construcción y no dejaban entrar a nadie al registro, por lo que no había competencia. Esto lo dijo Lavagna en 2005 y después se profundizó" agregó la fuente gubernamental.


El referente máximo de este modelo de negocios es Lázaro Baez, dueño de Austral Construcciones; pero también están siendo investigados por la justicia a causa de diferentes denuncias presentadas en su mayoría por la Coalición Cívica otros empresarios del sector como Carlos Wagner, titular de Esuco SA y ex presidente de la CAC, Gustavo Weiss dueño de Eleprint y actual presidente de la CAC, Myriam Elisabet Costilla, Kank y Costilla, Gotti de Lázaro Baez, y Equimac de Silvio Mion.


En este grupo de empresas que durante estos años accedieron a diferentes contratos de obra pública también se destacan el grupo Techint y la firma Iecsa, conducida por el primo del presidente Mauricio Macri, Ángelo Calcaterra.


Un trabajo de 2013 de la Fundación Pensar, el think tank del PRO, señala como ejemplo de los sobreprecios que la pavimentación de una carretera sin dificultades importantes como la RP47 demandará "por lo menos u$s 1,4 millones/km" mientras que la Carretera Interoceánica en Perú costó "menos de u$s 1,1 millón/km". La empresa que hizo la obra fue Equimac .