Un avión de Air Canada puso al mundo en vilo pero logró aterrizar bien en Madrid

La aeronave, con 130 personas a bordo,  debió regresar al Barajas tras perder piezas del tren de aterrizaje. Y estuvo horas sobrevolando la ciudad española para deshacerse de combustible, con seguimiento en tiempo real desde las redes sociales. 

Un avión Boeing 767 operado por Air Canada logró aterrizar sin problemas en el aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid tras haber perdido piezas del tren de aterrizaje durante el despegue. Como consecuencia de ese desperfecto, el avión debió sobrevolar horas el aeropuerto para dehacerse de combustible y lograr el aterrizaje de emergencia, un evento que rápidamente se convirtió en global y viral, con miles de usuarios de las redes sociales "transmitiendo" en tiempo real las peripecias de la aeronave.

El sindicato español de pilotos SEPLA dijo en Twitter, sin citar el origen de la información, que el avión había "perdido piezas del tren de aterrizaje que han entrado en el motor".

El incidente ocurrió sólo horas después de que la presencia de drones cerca de la zona de despegue causó el cierre temporal del aeropuerto, lo que provocó el desvío de 26 vuelos. 

El aparato llamó al control de tráfico aéreo 30 minutos después del despegue y pidió espacio para un aterrizaje de emergencia, dijo a Reuters una portavoz de AENA, que no pudo dar más detalles o decir si el incidente estaba relacionado de alguna manera con el cierre anterior.

Según Flightradar24, un sitio web de seguimiento que monitorió el incidente, el avión involucrado, un Boeing 7367-200ER, tiene unos 30 años. 

El comandante de la nave alcanzó a explicarle a los pasajeros que todo estaba tranquilo y controlado: "Vamos a aterrizar en el aeropuerto de Barajas pero tenemos los tanques llenos de combustible, así que vamos a seguir circulando por el aire hasta gastar un poco de combustible para estar más ligeros en el momento de aterrizaje. Todo está bajo control. Este avión tiene en el tren de aterrizaje en la parte de atrás ocho ruedas de cada lado y en la parte delantera también, y hemos perdido solamente una, así que no habrá problema para el aterrizaje. Muchísimas gracias por su paciencia".

Mientras decía esto el capitan, un avión caza F-18 del Ejército del Aire español despegaba de la base aérea de Torrejón para evaluar los daños del Boeing de Air Canadá en vuelo y prestarle apoyo logístico en caso necesario. 

Tags relacionados

Más de Economía y Política