Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Un año en que la economía y las finanzas están atadas al ritmo de la política

Las elecciones legislativas en el plano local y las medidas proteccionistas implementadas por Trump son dos factores que confluyen y se convierten en un coctel que puede ser explosivo.

Un año en que la economía y las finanzas están atadas al ritmo de la política

El 2017 es un año en el que la política está en primer plano y las decisiones que se toman en el ámbito local e internacional impactan directamente sobre la economía y el mercado financiero. Las decisiones que se toman en el órgano Ejecutivo o legislativo siempre tienen impacto sobre la macroeconomía pero este año en particular esto se hace mucho más notorio. Este año hay elecciones legislativas en el país y tanto la elección de candidatos como los resultados posteriores serán claves para ver con que poder cuenta el Gobierno.

Por otra parte, fronteras afuera el mundo afianza su giro conservador y esto es más notorio con la reciente elección de Donald Trump en Estados Unidos y los cambios ejecutivos en distintos países de Europa. 

“El driver propio más fuerte de este año es el político. El riesgo de más corto plazo que veo, es entre junio y julio cuando empiecen a salir las primeras encuestas electorales, esa variable o factor de peso puede afectar las cotizaciones en los próximos meses”, sostiene Sabrina Corujo, head research de Portfolio Personal.

“El escenario político siempre genera ruido en la economía  pero este año en lo referente al plano local puede ser más tranquilo. No se pone en juego un cambio de modelo político”, indicó Martin Polo, economista de Analytica y aclaró: “Aun ganando la provincia, el oficialismo va a tener un congreso que lo obliga a seguir negociando y eso es saludable”.

El resultado de las elecciones no tendrá el mismo impacto sobre la economía local y el humor de los inversores. Que el Gobierno macrista cuente con más o menos poder dentro del congreso y en las provincias es clave.

“Un revés o un mal resultado puede hacer sufrir la parte más larga de la curva en dólares y en pesos. Mientras tanto el mercado va a seguir descontando una economía que parece que va a crecer y que se va normalizando”, indicó Corujo.

“El resultado de las elecciones tendrá un impacto económico en función de las expectativas que se generen en los próximos meses. El resultado en las provincias será clave” afirmó Gabriel Zelpo, Economista de Elypsis.

Los años electorales en Argentina se caracterizan por gobiernos en donde aumentan el gasto público, pero este año se presenta como atípico porque encuentra al ministerio de Hacienda en medio de un plan para reducir el déficit.

En este sentido Zelpo cree que “no será un año en el que se realice un fuerte ajuste, pero todo dependerá de cómo se logre financiar el Gobierno y el crecimiento económico que se logre”.

“El Gobierno tiene una política cercana a los mercados y si gana las elecciones legislativas esto será mejor para los inversores. En el caso contrario, si llega a perder las elecciones se abre un compás de espera que será para ver como hace el Gobierno para adoptar las próximas medidas de ajuste y reordenamiento de la económica”, remarcó Polo.

A las expectativas en el mercado local se suman los cambios y las decisiones que ya toma Trump en Estados Unidos y que impactan a países de la región, entre ellos Argentina. La suspensión del ingreso de limones argentinos a EE.UU. es una medida que impacta en el plano comercial, pero los economistas alertan que el otro foco será el financiero.  

“En materia internacional el impacto sobre la Argentina será en el plano financiero más que en el comercial. Necesitamos traer capitales frescos y eso será un desafío para el gobierno en los próximos años”, sostuvo Zelpo.

Por su parte, para Corujo, “el mayor riesgo externo hoy por hoy es Trump, qué tan Trump finalmente será en el ejercicio del poder, qué tan conservador o qué tan mediático y polémico será”.

“En el plano internacional, el gobierno apostó por un mundo con Hillary Clinton Gobernando Estados Unidos, pero la realidad fue diferente. El mundo se pone mucho más proteccionista, no solo con Donald Trump, sino que en Europa también se marca esta tendencia”, afirma Polo y agrega que “en un mundo más inestable y hostil, es importante que Argentina haga alianzas estratégicas. Argentina necesita de políticas más agresivas de las que tiene y no depender tanto de Brasil como lo hizo hasta el momento”.