Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Un PJ dividido quiere meterse en la discusión por el Presupuesto

Gioja reunió ayer a equipos técnicos del PJ que estudiarán el proyecto. A 10 cuadras, el Grupo Esmeralda sumó a gobernadores, en una reunión donde evaluaron lo mismo

Gobernadores e intendentes del PJ se reunieron en la Casa de Chaco

Gobernadores e intendentes del PJ se reunieron en la Casa de Chaco

"El peronismo tiene que volver a enamorar". Recordando el slogan de Antonio Cafiero en 1987 que lo llevó al triunfo en la provincia de Buenos Aires, cerró el titular del cuasi renovado PJ nacional, José Luis Gioja, el encuentro en la sede porteña de Matheu.

A 10 cuadras de ahí, en Callao al 300, intendentes bonaerenses peronistas (¿ex? moderados) del Grupo Esmeralda, en búsqueda de otro nombre, con gobernadores encabezados por el anfitrión de la Casa provincial de Chaco, Domingo Peppo, también se sumaron a la cafieromanía. "La renovación ya está en marcha", se envalentonó uno de los voceros del grupo, Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), haciendo una analogía con el proceso del ex ministro de Juan Domingo Perón que, evitan recordar por ahora, culminó en la derrota interna frente a Carlos Menem en 1989.

El debate, en un justicialismo dividido, producto de la derrota electoral, ya no pasa por el peronómetro sino por el cafierómetro. Bajo la excusa de organizar el acto del próximo martes para recordar a 21 años la fundación del Frente de Renovación para la Justicia, la Democracia y la Participación (Frejudepa), con el que Cafiero le birló la gobernación al radical Alejandro Armendáriz, los peronistas "moderados" comenzaron a mostrar sus dientes a Mauricio Macri, pensando en las legislativas del año que viene.

Y, en paralelo a la convocatoria de Gioja, también coincidieron en fomentar equipos técnicos para sentarse frente al proyecto de Presupuesto 2017 que el gobierno de Cambiemos debe enviar al Congreso dentro de dos semanas. El diputado sanjuanino, no invitado al encuentro del PJ neocafierista, reunió a un grupo de dirigentes en el quincho de la sede partidaria con el mismo propósito. De ambos lados del justicialismo no descartaban ayer una confluencia teórica para estudiar el texto que envíe el ministro de Economía, Alfonso Prat Gay. En principio, los principales puntos de las exigencias serán un proyecto que "cuide los puestos de trabajo" y que sea "equitativo y federal".

Con la presencia de Oscar Romero, junto a otros integrantes del Bloque Justicialista, quedó claro que el neocafierismo no confía para la tarea en el bloque de diputados del FpV-PJ que comanda Héctor Recalde, rodeado de ex funcionarios K y camporistas. En el Senado es otra la historia: Miguel Angel Pichetto dio presente ayer, un día después de haber charlado de lo mismo con Sergio Massa.
El clan de gobernadores PJ, alejados enseguida del cristinismo, es aún más homogéneo. A pesar de las ausencias de Sergio Uñac (San Juan), Juan Manzur (Tucumán) y Gildo Insfrán (Formosa), aceptaron la invitación de Peppo ayer Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Sergio Casas (La Rioja) y Carlos Verna (La Pampa).

De esta forma, la llamada ley de Leyes podría ser el primer blanco de un peronismo que busca posicionarse para 2017. "En las esquinas no nos preguntan por candidaturas, nos preguntan por los puestos de trabajo que se están perdiendo. Vemos un Estado en retirada", graficó Juan Zabaleta (Hurlingham).

El grupo de nuevos caciques bonaerenses, manteniendo la sintonía con la administración de María Eugenia Vidal, más por necesidad presupuestaria que por amor, busca meterse entre medio de la pelea del macrismo con el cristinismo. "No vamos a ser ‘la pata peronista’ de un gobierno nacional que ajusta. Tampoco vamos a permitir que conviertan al peronismo en una minoría violenta ni en un club de fans", ensayó Insaurralde. Y, con el objetivo nada disimulado de arrebatarle el PJ bonaerense al matancero Fernando Espinoza, el grupo también busca hacerse fuerte para una eventual negociación con el otro Frente Renovador, el de Sergio Massa. El lema: "No ir arrodillados a Tigre, que él venga".