Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Trump asumirá la presidencia de Estados Unidos con el foco en el empleo y la seguridad nacional

El republicano obtuvo 306 electores contra los 232 de Hillary, que sin embargo cosechó 210.000 votos más. Obama lo recibe hoy.

Donald Trump habla a sus seguidores tras ser electo presidente de Estados Unidos

Donald Trump habla a sus seguidores tras ser electo presidente de Estados Unidos

El millonario republicano Donald Trump asumirá la presidencia de Estados Unidos el 20 de enero con una agenda centrada en la creación de empleos y la seguridad nacional, tras haber ganado la batalla electoral a la demócrata Hillary Clinton, que a pesar de contabilizar más votos a favor, obtuvo menos representantes al colegio electoral en el sistema de elección indirecta que rige en el país.

Contra los pronósticos de las encuestas y la mayoría de analistas, Trump se alzó con 306 votos electorales, 36 más de los necesarios para suceder al presidente Barack Obama, y gobernará con las dos cámaras del Congreso a favor, lo que le permitirá poner en marcha sin traumas su programa de gobierno. Antes deberá hacer las paces con el Partido Republicano que le quitó el apoyo durante la campaña por sus posturas extremas en materia de minorías y trato hacia las mujeres, junto con su defensa del proteccionismo económico.

"Voy a ser el presidente de todos los estadounidenses", dijo en su primer discurso tras ser electo durante la madrugada del miércoles, en el que pidió a demócratas, republicanos e independientes "trabajar juntos" para unificar al país, y felicitó a su rival. Lo circundaba su familia, unos pocos asesores y su compañero de fórmula Mike Pence.
 

Hillary, que obtuvo 232 electores por sus derrotas en estados cruciales como Florida, Carolina del Norte y Pennsylvania, recién se presentó ayer al mediodía en un hotel de Nueva York ante sus seguidores, a quienes les dijo: "Donald Trump será nuestro próximo presidente. Le debemos una mente abierta y una oportunidad de liderar", y se ofreció a colaborar con su gestión.

Con 69 años y una extensa carrera política, la ex primera dama, ex senadora y ex canciller probablemente perdió frente a Trump su última chance de convertirse en la primera presidenta mujer de Estados Unidos. En 2008 había caído en la interna demócrata ante Barack Obama, que se consagró entonces como el primer mandatario negro.
 

Obama se comunicó con Trump en la madrugada del miércoles para felicitarlo , y ayer lo invitó a visitar la Casa Blanca hoy y le expresó su compromiso con "una transición exitosa". Obama termina sus ocho años de gobierno con un economía que creció a un promedio de 1,5% anual tras superar la crisis de 2007/2008 y el desempleo rozando el 5%, pero con cuestionamientos sobre la calidad de los nuevos trabajos y los salarios aplastados, sobre los que calzó el discurso de Trump.

El republicano tuvo una gran adhesión entre los trabajadores blancos empobrecidos y con poca educación formal, un sector enojado con la falta de respuestas del establishment de Washington, al que penalizaron con su voto.

Con slogans y propuestas simples para problemas complejos como la inmigración y el terrorismo, el polémico magnate y estrella de televisión sedujo a millones de estadounidenses blancos, pero también cosechó el voto de latinos -—se calcula que casi un 29% lo votó-— , que privilegiaron la ilusión de mejorar sus trabajos a la retórica antiinmigrante exacerbada de su campaña.

Varios líderes republicanos que habían tenido problemas con el empresario prometieron buscar un terreno común de cara al futuro. ‘Donald Trump liderará un gobierno republicano unificado‘, dijo el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, que prometió ‘trabajar codo a codo‘ con el mandatario electo. Ryan fue uno de los que le dio la espalda cuando se conoció un video en el que el millonario se jactaba de poder manosear a las mujeres en función de su estatus, y pidió a sus pares concentrarse en la batalla por el Congreso. Ayer hubo reuniones entre representantes del gobierno y del equipo de Trump para iniciar la transición.

La mayoría parlamentaria le facilitará a Trump la designación del noveno juez de la Corte Suprema, que se espera rompa a favor de los conservadores el equilibrio actual entre este grupo de magistrados y los liberales. Entre sus prioridades figuran la renegociación del tratado de libre comercio de América del Norte y sacar a Estados Unidos de la Asociación Transpacífica, que buscó impulsar Obama. También defendió levantar restricciones a la explotación de combustibles fósiles, y medidas polémicas como la deportación masiva de inmigrantes y someter a rigurosos exámenes a las personas que busquen ingresar desde países que tengan vinculaciones con el terrorismo.