Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Trío de CGT rechazó ir a un paro y prepara protesta con ollas populares

Finamente ayer el núcleo que conforman las tres vertientes de la CGT terminó oficializando una decisión previsible: no habrá un paro nacional como réplica al veto del presidente Mauricio Macri a la ley antidespidos auspiciada con fervor por todos los espacios sindicales. En cambio, el trío de centrales de extracción peronista evalúa, a propuesta de la entidad que comanda Hugo Moyano, la realización para la segunda quincena de junio de una jornada de protestas con ollas populares en las principales plazas del país. "La intención es darle una mano, desde lo simbólico, a aquellos sectores que no llegan a fin de mes y a la vez insistir en la denuncia por la situación social porque la inflación es proporcional al aumento de la pobreza y eso lleva a la desocupación", afirmó a este diaria Juan Carlos Schmid, titular de la confederación de gremios del transporte (CATT), sobre la idea de a protesta.
La iniciativa fue conversada ayer por referentes de las tres CGT que se reunieron en la sede del gremio de UPCN. Del encuentro, además de Moyano y Schmid, participaron Antonio Caló, jefe de la CGT oficial, y los dirigentes Andrés Rodríguez, José Luis Lingeri, Armando Cavalieri, Omar Maturano, Carlos Acuña y Abel Frutos.
Allí se analizó el futuro de la relación con el Gobierno tras el veto presidencial, se evaluaron algunas iniciativas oficiales como el proyecto de ley de Primer Empleo y los inminentes cambios en el sistema jubilatorio y el avance de los trámites para sellar la reunificación cegetista el próximo 22 de agosto. Además, hubo un consenso general acerca de la inconveniencia de disponer un paro nacional en repudio al veto de Macri. "El periodismo presiona para que llamemos al paro. Vamos a ser nosotros los que vamos a definir cuándo hay que hacerlo. Los que nos piden un paro son los que chupaban las medias al gobierno anterior", lanzó apuntó Moyano al retirarse de la reunión. También Caló coincidió en que "no habrá ningún paro, ninguna medida de fuerza".
Pese a la posición cegetista, las dos CTA anunciaron ayer que marcharán juntas el próximo jueves 2 de junio a Plaza de Mayo contra los despidos y el tarifazo.