Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Tras un retroceso de 4,9% en 2016, la industria prevé que tendrá un leve repunte

En diciembre la actividad cayó 2,8% interanual y 1,1% contra noviembre. La merma internual se moderó un poco por la buena performance de la molienda de soja

Tras un retroceso de 4,9% en 2016, la industria prevé que tendrá un leve repunte

Casi en sintonía con las cifras oficiales, la UIA informó ayer que el 2016 cerró con una caída de la actividad industrial del 4,9% respecto del año anterior, que estuvo explicada por el "difícil contexto internacional; el freno de la economía brasileña –principal socio comercial–; la contracción del mercado interno; el aumento de los costos y las elevadas tasas de interés en conjunto de una mayor presión importadora en determinados rubros", explicó la central fabril. En diciembre, la contracción de la producción manufacturera fue de 2,8% respecto del mismo mes del año anterior y de 1,1% versus noviembre. Con este número, la entidad llegó a la cifra anual de caída, que habría sido de 5,8% si no se contabilizara el efecto de la molienda de oleaginosas.

Los sectores que traccionaron hacia la baja durante el año pasado fueron la producción de metales básicos, con un derrumbe de 15,1%; y la menor producción de acero, que cayó 17,9%; de minerales no metálicos (13,1%), construcción (12,7%) y automotriz (10,2%) por la caída del 20,8% de las exportaciones. También se vieron afectado el sector metalmecánico, con una baja de 8,5%; edición e impresión, que se contrajo 6,2% por el retroceso del 49% en la producción de libros; y plásticos, papel y cartón, con una baja de 4%.

Los sectores que dependen más del mercado interno como calzado y madera y muebles presentaron disminuciones de producción del 11,2% y 15%, respectivamente. Lo mismo ocurrió con la cadena textil-indumentaria, que según fuentes del sector está un 25% abajo en sus niveles de producción. En estos casos, la contracción del consumo y la presión importadora fueron los principales motivos.

A su vez, la producción de alimentos y bebidas cerró 2016 con una caída en la producción, pero fue amortiguada parcialmente por la mayor molienda de oleaginosas (8,4%), en tanto que la elaboración de sustancias y productos químicos aumentó 1,3% durante 2016.

En el informe que presentó el Centro de Estudios Económicos (Ceu), la UIA pronosticó para este año un crecimiento de entre 1% y 2% en la actividad manufacturera, dado que la base de comparación 2016 es baja. "Si bien el escenario internacional en materia comercial presenta más incertidumbres que certezas, Brasil no traccionaría la producción local porque experimentaría un crecimiento muy bajo, pero al menos dejaría de caer", precisó la entidad.

El informe sostiene ademas que si bien el aumento del consumo interno potenciaría la producción local, así como los planes de infraestructura públicos y privados podrían impulsar sectores vinculados a la construcción, "esto se da en un marco de costos crecientes" entre los que mencionó los logísticos, con subas de 41,3%; los energéticos, con alzas entre 60% y 600%; los salariales (33%); los insumos importados (32,7%) y el precio del gasoil (33%).