Tras la vuelta del IVA, los impuestos representan el 41% del precio de los alimentos

El cálculo surge de aplicar las cargas nacionales, provinciales y municipales que impactan en los productos de la canasta alimentaria, según una estimación del Iaraf.

La reposición del Impuesto al Valor Agregado (IVA) a los alimentos dispuesta por el gobierno de Alberto Fernández amplió el componente tributario implícito en el precio de los alimentos y bebidas por encima del 41%, estimó un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf).

El cálculo surge de aplicar las cargas nacionales, provinciales y municipales que impactan en los productos de la canasta alimentaria. 

Así, alimentos de consumo cotidiano como aceite, arroz, fideos, galletas y mermelada incluyen en su precio de góndola un 41,9% de impuestos. La restitución del IVA al 21% se añade a Ingresos Brutos, los impuestos a la Seguridad Social (ISS), el impuesto a las Ganancias, la tasa municipal de seguridad e higiene (TISH) y el impuesto al cheque. Por ejemplo, una botella de aceite de $ 121 tiene un componente impositivo de $ 50,70, un 41,9% del total, estimó el Iaraf.

La carga es menor en la leche (26%) y en la harina (36,3%), dado que la primera continuará sin estar alcanzada por el IVA, mientras que la segunda tendrá una imposición parcial de 10,5%.

En el rubro de las bebidas la carga es mayor porque, al regreso del IVA al 21% y el resto de los tributos, se añaden los impuestos internos. El agua mineral tiene una carga en su precio de 45,4%, ya que, a pesar que está afectada por los mismos impuestos que casi todos los alimentos las alícuotas son mayores.

Además de los impuestos sobre el agua mineral, en los jugos se suman los impuestos internos específicos del producto de 4% que dejan al componente impositivo en 46,8% del precio final.

En las gaseosas el tributo interno es de 8%, por lo que la carga total llega al 48,2% del valor para el consumidor final. 
 

Tags relacionados
Noticias del día