Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Tras expropiaciones K, el Gobierno relanza el vínculo con España

Prat-Gay, Dietrich y Malcorra participaron de un foro con empresarios españoles. Resaltaron que es "el momento de apostar por la Argentina" y mejorar el comercio

Tras expropiaciones K, el Gobierno relanza el vínculo con España

El mal trago de la expropiación de YPF al grupo Repsol y Aerolíneas Argentinas a Marsans, durante el kirchnerismo, quedaron en el olvido para los españoles a partir de la asunción del presidente Mauricio Macri. "Renace la esperanza", coincidieron funcionarios del gobierno de Mariano Rajoy y empresarios españoles, ayer durante el "Foro Empresarial Argentina-España, Nuevas Oportunidades de inversión", organizado por la Cámara Española de Comercio de la Argentina (Cecra) en el hotel Alvear. Sin embargo, por ahora apenas son buenos gestos.

El seminario fue organizado en simultáneo a la visita del canciller español, José Manuel García Margallo, quien participó del cierre del evento junto a su par argentina, Susana Malcorra. Tras impulsar el fortalecimiento de la relación entre ambos países, que tuvieron un comercio de 2600 millones de euros en 2015, ambos funcionarios mantuvieron luego un encuentro bilateral en Cancillería para discutir la agenda bilateral.

Al igual que ocurrió con cada uno de los presidentes y funcionarios de diferentes países que visitaron la Argentina en las últimas semanas, entre ellos el mandatario norteamericano, Barack Obama, el objetivo apunta a relanzar los vínculos con España y afianzar las relaciones económico-comerciales. "España históricamente fue un socio de la Argentina; fue un matrimonio indisoluble que llevó a que las inversiones alcanzaran los 23.000 millones de euros. Hoy ese número se redujo a 6000 millones. Con una España que crece y una Argentina abierta y previsible, apostamos a recuperar esos valores. Los invitamos a sumarse", les dijo Malcorra a los empresarios argentinos y españoles que asistieron al foro. Previamente, Margallo había planteado que "es hora de subir la temperatura" y "recuperar el impulso de la relación bilateral".

Participaron varios ministros del gabinete, así como representantes españoles, del sector público y del privado. Los funcionarios locales reiteraron el discurso que vienen teniendo en cada uno de estos foros empresarios, focalizado en apurar las inversiones y garantizar absoluta transparencia en las licitaciones de obra pública.
El ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, fue el primero en exponer y, tras repasar todo lo hecho hasta ahora en cuanto al "ordenamiento de la economía", aseguró que existe un Estado eficiente y que garantizará reglas claras. Justificó el no poder ser más agresivos con el ajuste en la necesidad de contemplar a los sectores más vulnerables y les pidió a los empresarios apurar inversiones. Imitando la tonada española, Prat-Gay les dijo: "Los invito a que todos los buenos augurios que nos transmiten lo lleven a la acción. Queremos que se convenzan de que este el momento de apostar por la Argentina. Ningún país se encamina hacia el desarrollo sólo con el sector público".

Los empresarios españoles festejaron la llegada de Macri al Gobierno, aplauden las medidas que se tomaron hasta ahora y prometen inversiones, no sólo de las empresas que ya están en el país, sino de otras podrían desembarcar en sectores como el de infraestructura, energías renovables y telecomunicaciones.

En diálogo con El Cronista, el director internacional de la Cámara de Comercio de España, Alfredo Bonet, afirmó que estos eventos no motorizan inversiones inmediatas, pero sirven para plantear lo que hay que hacer. "Los negocios dependen de la percepción de confianza y las perspectivas de mediano y largo plazo, y por ahora la señales son positivas", afirmó, al tiempo que garantizó que se verán hechos en unos seis meses aproximadamente.

A su vez, el vicepresidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, hizo fuerte hincapié en la necesidad de recuperar las inversiones perdidas, ya que "hoy están lejos del récord de 2007". El directivo agregó que es necesario recuperar la confianza y que un mayor grado de apertura de la economía argentina, mediante un acuerdo UE-Mercosur, ayudaría a atraer capitales.

Quien graficó la merma en el comercio bilateral fue el director general e internacionalización de la empresa ICEX-España Exportación e Inversiones, Isaac Martín Barbero, al afirmar que mientras las firmas españolas que exportan a la Argentina casi se mantuvieron estables dese 2012, las argentinas que le venden a España cayeron a la mitad. Además, dijo que sólo hay dos misiones comerciales previstas para la Argentina –se organizó en septiembre, previo al triunfo de Macri–, lo que demuestra que el país no figuraba en el radar de España.