Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Tras el quiebre del FpV, la Casa Rosada ya no busca a Massa para el quórum en Diputados

Los movimientos en el peronismo aliviaron al oficialismo en la Cámara baja, adonde las figuras del PRO Emilio Monzó y Nicolás Massot se esperanzan con el quórum propio

El macrismo celebró la ruptura del Frente para la Victoria-PJ (FpV-PJ) en Diputados no sólo porque lo habilita a discutir la condición de primera minoría sino porque, además, le permitiría reunir quórum para sesionar sin necesidad de contar con el interbloque de Unidos por una Nueva Alternativa (UNA), que encabeza Sergio Massa. Según los números que manejaba el PRO, después de la fractura del FpV-PJ, el oficialismo estaría en condiciones de sumar el apoyo de 26 bloques, incluyendo a la UCR y a la Coalición Cívica, sus socios en la alianza de gobierno.
De esta manera, Cambiemos da por seguro que alcanzará los 129 diputados para reunir el quórum que habilita las sesiones en la Cámara baja sin necesidad de sentar en sus bancas a los más de 30 representantes que responden al jefe del Frente Renovador. Así se desprende de los cálculos y números que se escucharon en la oficina del presidente de la bancada del PRO, Nicolás Massot. "Desde Margarita Stolbizer hasta los cuatro diputados de izquierda prometieron sentarse en sus bancas para dar quórum, aunque estos seguramente votarán en contra", detallaron allí.
El oficialismo cuenta adentro de PRO, en su alianza con el salteño Guillermo Durand Cornejo, a 42 diputados; a los que suma los 40 de la UCR; los tres que pertenecen al Frente Cívico y Social de Catamarca; los cuatro de la Coalición Cívica, a Carla Carrizo y Julio Raffo, que reemplazará al embajador en Estados Unidos, Martín Lousteau, en el bloque SUMA+Unen; y al misionero Alex Ziegler. El conteo arroja un total de 92 diputados, aunque en la nómina de los radicales están José Cano y Ricardo Buryaile, actualmente en uso de licencia por haber saltado al Poder Ejecutivo.
"Lo positivo de esta ruptura del FpV-PJ no es que simplemente pasan quince diputados, sino que hay tres más que están en duda. Lo positivo es que no dependemos más de Massa para el quórum", destacó un dirigente macrista.
En el FpV-PJ se manejarán de ahora en más con un total de 91 diputados, entre los 83 que se mantienen en el bloque más los habituales aliados Carlos Heller, Anselmo Martínez y los seis representantes del Frente Cívico por Santiago. Sin embargo, el macrismo aún espera alguna otra fuga en el bloque que preside Héctor Recalde e incluso relativizaron la continuidad de la comunión con los santiagueños que responden a Gerardo Zamora, por lo que la discusión por la primera minoría aún está abierta.
En tanto, el ex massista Darío Giustozzi, promotor del interbloque Compromiso Parlamentario por la Argentina, admitió a la agencia DyN su "vocación de dar quórum, ayudar a la búsqueda de coincidencias y empujar para que el Parlamento pueda mostrar generosidad y amplitud para pensar en la Argentina y no en la pertenencia partidaria". Mientras que otra integrante del grupo, la puntana Ivana Bianchi, definió: "Vamos a dar quórum, a debatir ideas, porque nos han prometido que las leyes van a salir por consenso". El interbloque, con ocho legisladores actualmente por el pase de Alberto Roberti al nuevo bloque Justicialista, aspira a arrancar el período ordinario con una docena de representantes, ya que aseguran que hay diputados del FpV-PJ en tratativas para pegar el salto a ese espacio, aunque no trascendieron los nombres.