Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Tras el escrache, los hijos de Báez deberán explicar sus millonarias cuentas en Suiza

Viajaron a Buenos Aires para prepararse de cara a las indagatorias que comienzan la semana que viene. Se los acusa por movimientos de unos u$s 25 millones en cinco cuentas en Suiza

Los Báez llegaron ayer a Capital en el mismo vuelo que Máximo Kirchner

Los Báez llegaron ayer a Capital en el mismo vuelo que Máximo Kirchner

La llegada a Buenos Aires de tres de los cuatro hijos de Lázaro Báez, en medio de un escrache en Aeroparque, movilizó la agenda política de ayer. Desde el lunes, los herederos del empresario santacruceño que gestó un imperio durante los 12 años de gobierno kirchnerista, declararán en el juzgado de Sebastián Casanello, que los investiga a raíz de las cuentas en Suiza por las que circularon cerca de u$s 25 millones.

Luciana, Melina y Leandro Báez viajaron en la madrugada de ayer a Buenos Aires, desde Santa Cruz, para unirse a su hermano Martín y ser partes en las indagatorias que Casanello les tomará desde la semana que viene en Comodoro Py. El miércoles 6 será Leandro quien se presente en el juzgado número 7, un día después lo hará Melina, el 11 de este mes Luciana y el 12, su padre, Lázaro, que se encuentra detenido en Ezeiza desde principios de abril. No se fijó fecha para que declare Martín Báez, procesado en la causa de lavado contra su padre y quien ya declaró dos veces.

Tras aterrizar en Aeroparque a las 5.30, los Báez fueron escrachados por varias personas que se encontraban en la zona y que los insultaron durante varios minutos. Se retiraron sin hacer declaraciones a la prensa que esperaba el vuelo 1883 de Aerolíneas Argentinas, en el que también estuvo Máximo Kirchner, diputado e hijo de la ex presidenta Cristina Fernández. "No sabía", fue el escueto comentario de Kirchner, vinculado a la familia Báez en la causa Hotesur que se lleva adelante en su contra y tramita el juez federal Julián Ercolini.

El viernes pasado, mientras Lázaro Báez declaraba ante la Cámara Federal en una denuncia contra el propio Casanello (ver aparte) buscando apartarlo de la causa, la Unidad de Información Financiera pidió la indagatoria y detención de los cuatro hijos del dueño de Austral Construcciones, tras detectar cuentas en Suiza por las que transitaron u$s 25 millones.

"Logramos cerrar el circuito", fue la reflexión de Casanello en una improvisada conferencia de prensa, criticada por las diferentes defensas de la familia Báez. El juez, en un trabajo conjunto con el fiscal Guillermo Marijuán, logró recopilar esa información tras un viaje a Suiza que realizó a principios de mes.

Según el juez, "Leandro, Luciana, Martín y Melina Báez, hijos de Lázaro Báez, serían titulares de cinco cuentas bancarias en la Confederación Suiza". Y en el fallo en el que ordenó su citación, advierte que ninguno de ellos posee el "perfil patrimonial necesario para respaldar las tenencias que se habrían acumulado en esas cuentas". Esa situación podría derivar en un procesamiento masivo y, tal vez, según fuentes judiciales, en un pedido de detención preventiva de los implicados.

Leandro Báez, antes de abordar el vuelo en la aeroestación de Río Gallegos, le dijo al canal de noticias TN que se presentarán ante la Justicia y que no tienen miedo de "quedar detenidos". Y se quejó en la Justicia del "seguimiento policial constante" que dispuso sobre una parte de su familia el juez. Por su parte, el fiscal Marijuan no descartó que los hijos del empresario se acojan a la figura del arrepentido en la causa por lavado. "Depende de ellos, de su voluntad", consideró Marijuan.