Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Tombolini, sobre los riesgos de la Ley Antidespidos: desde la redacción al nivel de empleo

El economista Matías Tombolini consideró que “está bien la doble indemnización para contener el empleo en estas circunstancias”, pero el problema de la Ley Antidespidos que avanza en el Congreso es que, como está planteada, “si el empleado no acepta el despido con doble indemnización, si quiere no se va”. Según el economista, eso sería como considerar a cada trabajador como un delegado sindical y “cambiar las reglas de juego”, con el riesgo de afectar los niveles de contratación. A su vez, pronosticó que, de salir la ley, probablemente "las empresas no tomen a nadie”.

El mayor problema de la ley está en la sutil diferencia sobre la causa que se plantea sobre la desvinculación. La ley, en vez de decir “sin invocar justa causa” habla de despidos “sin justa causa”, explicó Tombolini en un video publicado en su cuenta de Facebook.

Tombolini opina “está bien la doble indemnización para contener los despidos en estas circunstancias”, el problema es que, "al no mencionar la invocación de la causa del despido, si el empleado no acepta retirarse con doble indemnización, si quiere no se va”. De esta manera, “tenés que pagarle mientras que dura el proceso, hasta que lo demostrás, y podés estar hasta 3 años en juicio".

El economista  advierte que “no podés tratar de igual manera a Coto que a un almacén de barrio, o una heladería con dos empleados. Los pequeños negocios a veces también necesitan despedir; un maxikiosco, una flota de taxis, un bar".

“El despido no es una herramienta de maldad, es simplemente la decisión de cambiar a alguien. El proyecto no toma en cuenta que a las empresas o emprendimientos les puede ir mal. Si un negocio vende menos, necesita reducir personal hasta que pueda recuperar las ventas”.

Esta norma que avanza en el Congreso, dice, es un problema para la economía porque “cambiar las reglas de juego no es bueno, lo que no significa que no puedas generar un seguro de desempleo o como en este caso, la doble indemnización”,

Por último, el economista pronostica que baje el nivel de empleo; “si no se puede decidir sobre quién trabaja o quien no trabaja en tu empresa, probablemente, las empresas no tomen a nadie”, porque “cuando te cambian las reglas de juego así, vas a esperar que la cosa ande bárbaro para tomar personal”.