Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Tesorera de la fundación de Michetti confesó que "nunca hizo balances"

Silvana Giudice declaró ante la Justicia que "nunca hizo balances". Lo dijo en el marco de la causa por el origen de los fondos robados a la Vicepresidenta.

Tesorera de la fundación de Michetti confesó que

Silvana Giúdici, la tesorera de la Fundación SUMA (que preside Gabriela Michetti), reconoció que si bien fue designada para ese cargo, “nunca” confeccionó un balance. Giúdici, actual titular del Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM), admitió que su designación como tesorera fue poco menos que un formalismo, “para ocupar un cargo dentro del Consejo de Administración”.

Sin embargo, no era ella quien se ocupaba de las cuestiones contables de la fundación, ni elaboraba los dictámenes, aunque sí los firmaba. “Yo fui designada como tesorera como pudo haber sido otro cargo, fue para ocupar un cargo dentro del Consejo de Administración; sin embargo, inmediatamente después de la designación, firmé un poder junto con la Presidente (Michetti) en el que acordamos que las funciones de tesorería, administración y manejo contable iban a quedar a cargo de la Directora Ejecutiva, Karen Zeolla”, explicó Giúdici al juez Ariel Lijo.

La declaración se produjo en el marco de la causa en la que Lijo investiga el origen de los fondos que fueron sustraídos de la casa de Michetti la noche en que Cambiemos ganó el ballotage. Giúdici figura aún hoy entre los fundadores de SUMA con el cargo de tesorera” y, de hecho, ella misma explicó: “firmo los balances con la Presidenta de la Fundación, los cuales confeccionan los contadores”.

“A mí se me asignó el cargo de tesorera. La función que tenía en SUMA no era la de administración sino que era la de asesoramiento técnico, convocando especialistas para grupos de discusión para llevar a cabo uno de los objetivos de SUMA que son las políticas públicas”, clarificó Giúdici. “En la actualidad, no tengo una función concreta de coordinación en SUMA”, remarcó.

Cuando el juez Lijo le preguntó si, como tesorera, “confeccionó estados contables de la Fundación Suma y, en tal caso, indique a qué ejercicios correspondieron y con qué documentación contó para la realización de ellos”, Giúdici respondió: “no, nunca confeccioné ningún balance”. Además de estar al frente del ENACOM, -cargo por el que declaró percibir un sueldo de 80 mil pesos mensuales-, Giúdici declaró que es presidente de la “Fundación Libertad de Expresión más Democracia desde el año 2013”.