Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Tensión y agresión a una diputada en el primer juicio jujeño a Milagro Sala

Diputados y concejales porteños y bonaerenses fueron reprimidos al reclamar que les permitieran ingresar a la última audiencia por una manifestación contra Morales

En Capital hubo cortes en la Avenida 9 de Julio

En Capital hubo cortes en la Avenida 9 de Julio

La líder del movimiento social Tupac Amaru, Milagro Sala, esperaba anoche, al cierre de esta edición, el veredicto del Tribunal Oral Federal de Jujuy por la causa en la que se le acusa de "instigación, amenazas coactivas y daños agravados en concurso real" contra el actual gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, por una manifestación organizada en 2009. También ayer Sala recibió la noticia de que la Corte Suprema tratará su situación judicial.

Por la tarde, previo a la lectura del veredicto, la policía jujeña agredió a militantes y dirigentes kirchneristas que reclamaban ingresar a la Secretaría Electoral Federal, donde se desarrollaba el juicio. Frente al edificio donde se realizaba la audiencia, la diputada nacional del Frente para la Victoria (FPV) Mayra Mendoza fue tomada del cuello por un efectivo de apellido Pereyra, mientras el presidente del Concejo Deliberante de Hurlingham, Martín Rodríguez, fue detenido y trasladado a la Comisaría Primera de San Salvador de Jujuy, de donde salió pocas horas después.

Después de la represión, varios dirigentes que viajaron a Jujuy pudieron ingresar a la sala para presenciar los últimos momentos del juicio. Entre los que viajaron se encontraba el ex ministro de Trabajo, Carlos Tomada; Eduardo "Wado" de Pedro, Mariano Recalde y el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, entre otros legisladores nacionales y provinciales, referentes sindicales y de derechos humanos.

Acompañada por estos dirigentes, Sala se mostró sonriente ante las cámaras y hasta saludó con los dedos en forma de "V". Mientras tanto, agrupaciones políticas y movimientos sociales reclamaban en Buenos Aires por su liberación con un corte en la avenida 9 de Julio y protestas frente a Tribunales.

En paralelo, ayer por la tarde la dirigente social recibió la noticia del fallo de la sala II de la Cámara Federal de Casación Penal, que recomendó a la Corte Suprema de Justicia examinar su situación judicial arguyendo que el Estado nacional podría estar incurriendo en una situación de ilegalidad.

En su justificación, la Cámara avaló el pronunciamiento del Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria, perteneciente al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, y determinó que se debe habilitar el recurso extraordinario ya que existe un "riesgo de colocar al Estado en situación de responder a nivel internacional".

La aceptación de este recurso extraordinario obliga al máximo tribunal a decidir si la parlamentaria del Parlasur debe ser juzgada por la Justicia provincial o federal, pero no lo conmina a expresarse sobre la legalidad de la detención.

La Corte evaluará el tratamiento del asunto en la próxima reunión de acuerdo, prevista para el martes próximo. De no tener prioridad, el tema volvería a agenda recién tras la feria de enero.

La Justicia jujeña tenía previsto iniciar hoy el segundo juicio contra Sala, a fin de determinar su responsabilidad en el acampe de 51 días que varias organizaciones realizaron desde diciembre de 2015 en la plaza Belgrano, de la capital, en rechazo a la política de inscripción de las organizaciones sociales, promovida por el gobernador Morales. El juicio oral y público tenía previsto comenzar en la sede del juzgado contravencional, a cargo del juez Matías Ustarez Carrillo, adonde se espe raba la presencia de Sala para ejercer su derecho de defensa.