Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Tensión en la Justicia por la cantidad de trámites para el pago a jubilados

La Cámara Federal de la Seguridad Social pedirá a la Corte más recursos y un instructivo interno. Se debate por el uso de la huella digital y el rol de los fiscales

Tensión en la Justicia por la cantidad de trámites para el pago a jubilados

La reparación histórica a los jubilados que el Gobierno quiere iniciar en septiembre próximo genera una gran preocupación en el fuero de la Seguridad Social, que tendrá que homologar los acuerdos. ANSeS está coordinando los detalles de procedimiento con la Justicia para definir la reglamentación de la ley, de forma que los juzgados estén preparados para procesar el gran caudal de jubilados que se avecina y que por primera vez se hará en forma digital.

A la espera de la reglamentación de ANSeS, la Cámara Federal de la Seguridad Social quiere elevar a la Corte Suprema antes de la feria judicial un pedido de mayor cantidad de recursos, informáticos y humanos, así como de un instructivo interno para la justicia. En el interín, se van ajustando algunos detalles, como el uso de la huella digital y la intervención de los fiscales en los pactos.

Los acuerdos para los jubilados con sentencia o con juicio iniciado son unos 400 mil, que en las interconsultas se definió que los expedientes deberán seguir en papel para terminar en el trámite electrónico de la transacción.

La preocupación son los 1,7 millones de jubilados que, según transmitió ANSeS, no iniciaron juicio y podrían firmar el acuerdo transaccional. Por ellos, éste es el primer intento de expediente electrónico, sin soporte en papel, que se pondrá a prueba a gran escala. Aunque en la Justicia se esperan unos 700 mil, se trata de un aumento del ritmo de trabajo, porque hoy se cierran unos 3000 a 4000 expedientes por mes y ANSeS quiere subirlo a 100 mil. Implica procesar 500 causas por día en primera instancia.

ANSeS, sin embargo, podría agilizar el trámite y anticipar el pago a los jubilados de mayor edad, con la salud más comprometida o con diferencias de haberes menores, para después firmar el acuerdo.

La Cámara propicia que la Corte dicte la reglamentación interna para homologar los acuerdos, porque entiende que es quien tiene competencia en todo el país. Además de proponer sugerencias para las pautas de gestión, la Cámara se apresta a pedir recursos informáticos, un mejor sistema de conectividad con ANSeS y más personal. Ya solicitaron mayor cantidad de recursos al Ministerio de Justicia y al Consejo de la Magistratura, porque implica la creación de cargos y de un mayor presupuesto.

El expediente se inicia en sede administrativa y se requiere una serie de recaudos para que siga por vía informática como expediente judicial para que el acuerdo sea homologado.

Según se prevé, el jubilado volcará sus datos personales en la web de ANSeS con su clave de seguridad social, luego será contactado por el organismo para informarle los términos del acuerdo. Será citado en una UDAI y podrá designar un abogado (se cuestiona que el abogado asista a la sede administrativa) y se abre un expediente informático. ANSeS quiere solicitar la aceptación del acuerdo a través de la huella digital. Pero se cuestiona ese mecanismo, porque significa consentimiento. Los fiscales piden un tiempo prudencial para que el jubilado pueda discernir y sepa a qué presta consentimiento. Luego el juez del domicilio del abogado homologará el acuerdo.

Otra posible demora es que la ley no prevé que intervenga un fiscal en la firma de los acuerdos. La idea era que se los notificara, pero que no se les pidiera opinión. Tras los intercambios, deberán respetar ese paso y algunos fiscales no quieren actuar como una escribanía.