Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Tensión en el Mercosur: Brasil insiste con flexibilizarlo y Argentina se resiste

El funcionario de Michel Temer volvió a presionar, a horas de que el bloque se reúna con la UE en Montevideo. Dijo que su país está "atado a la unión aduanera"

Tensión en el Mercosur: Brasil insiste con flexibilizarlo y Argentina se resiste

Pese a la resistencia argentina, el canciller brasileño, José Serra, volvió a la carga con su propuesta de flexibilizar el Mercosur para poder avanzar en acuerdos comerciales bilaterales, en momentos en que el bloque avanza con la Unión Europea en la negociación por un acuerdo de libre comercio.

Durante una exposición en la sede de la Federación de Industrias del Estado de San Pablo (Fiesp), el funcionario de Michel Temer insistió con su vieja idea de avanzar en ese sentido, aunque se cuidó de remarcar que Brasil no busca exterminar el bloque, sino ir hacia una transición que permita dinamizar la economía.

"No vamos a terminar con el Arancel Externo Común (AEC) en el Mercosur, vamos a buscar una transición, ver los impactos, si a la industria le conviene o no; lo que queremos es flexibilizar, apenas dinamizar; si Brasil quiere abrir comercio en otro lugar puede llevar a los socios con él", enfatizó Serra ante los principales empresarios paulistas.

El ministro pidió específicamente "flexibilizar la resolución 32/00, que compromete a los estados miembros a negociar en forma conjunta acuerdos de naturaleza comercial con terceros países o agrupaciones de países extrazona". "Esto es tener buenas intenciones con los socios, porque no hay una intención de exterminio del Mercosur; al contrario, queremos profundizar políticas de inversiones, de integración física", agregó el canciller Serra, quien lamentó que Brasil esté "atado a una unión aduanera".

 

Ronda Mercosur-UE

Las declaraciones generaron sorpresa entre los funcionarios argentinos, ya que esta semana los negociadores del Mercosur se reunirán con sus pares europeos en Montevideo para realizar las aclaraciones de las ofertas intercambiadas en mayo. "Mientras el bloque busca impulsar una negociación en conjunto con la UE, Serra plantea la posibilidad de avanzar unilateralmente. No es una buena señal", enfatizó una fuente oficial.

Por otra parte, la postura del gobierno argentino es bien clara en este sentido: considera que el Mercosur debe negociar como bloque con terceros países o grupo de países, excepto en los casos como Colombia, México o Perú, en los que el acuerdo del Aladi permite avanzar en convenios unilaterales. A la Argentina le conviene negociar con Brasil por la magnitud de ese mercado. Correría muchos riesgos de perder ese mercado, si el vecino país negociara acuerdos con otros países, analizan en el Gobierno.

"Si se flexibilizara el AEC, también deberían rediscutirse los aranceles intrazona, ya que un acuerdo entre Brasil y otro país dejaría abierta la puerta para que ingrese mercadería al resto de los socios del Mercosur con bajo o cero arancel", consideró el analista Dante Sica, de Abeceb.com.

El economista señaló además que hoy hay un 40% del total de partidas que cumplen con el AEC; el resto "está perforado con distintas excepciones". En cuanto al AEC, hay partidas arancelarias que poseen un arancel muy bajo, aunque el máximo es 35%. En autos, por ejemplo, rige ese porcentaje.

En el evento de la Fiesp, Serra aprovechó para fustigar las políticas aplicadas en su país por por los mandatarios Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff, en la Argentina, por Néstor y Cristina Kirchner, en Paraguay, por Fernando Lugo, y en Venezuela, por Hugo Chávez.

"Hubo en los últimos años un predominio bolivariano en el que se decía que el gobierno de Dilma era de izquierda, pero no era de izquierda, era un apego fanático al multilateralismo", dijo, al tiempo que añadió que esas políticas motivaron la desindustrialización.