Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Temer anunció nuevas medidas económicas para Brasil con el ojo en el gasto público

El presidente interino del vecino país enviará una enmienda constitucional al Congreso para limitar el crecimiento de las erogaciones del fisco al equivalente de la inflación del año anterior, entre un conjunto de disposiciones que anunció para recuperar la economía del país, sumergido en una recesión.

Temer anunció nuevas medidas económicas para Brasil con el ojo en el gasto público

El presidente interino de Brasil, Michel Temer, enviará una enmienda constitucional al Congreso para limitar el crecimiento del gasto público al equivalente de la inflación del año anterior, entre un conjunto de medidas que anunció para recuperar la economía del país, sumergido en una recesión.

Temer dio a conocer durante una reunión con los líderes de los partidos en el Parlamento seis  medidas para sanear las cuentas públicas y recuperar la confianza de los inversores, algunas de las cuales requieren de aprobación legislativa.

El presidente interino dijo que el Tesoro Nacional recibirá de inmediato R$ 100.000 millones, equivalentes a  u$s 28.571 millones, del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), como parte del total de R$ 500.000 millones (u$s 142.800 millones) que le debe ese organismo. Por otro lado, se sumarán a las arcas del Tesoro otros u$s 570 millones provenientes del Fondo Soberano que el gobierno creó para ahorrar recursos provenientes de la regalías petroleras.

Según Temer, esas medidas pueden ayudar a reducir el déficit fiscal primario, que la nueva administración prevé será de u$s 47.600 millones, equivalentes a cerca de 2,75% del PBI. El Congreso tratará hoy esa nueva meta  fiscal.

Otro de los anuncios fue el envío al Congreso la próxima semana de una enmienda constitucional para limitar de forma permanente el crecimiento del gasto público, el objetivo primero del gobierno que asumió tras el desplazamiento por 180 de la presidenta Dilma Rousseff que decidió el Senado.

"Los gastos tienen una trayectoria insostenible y no podemos condenar al pueblo en el futuro a grandes dificultades. Estamos redactando la enmienda y la enviaremos al Congreso la próxima semana pero la idea es que el crecimiento de los gastos públicos de un año se limite a la inflación del año anterior", explicó Temer.

El presidente interno dijo que los gastos primarios saltaron desde el equivalente al 11% del PBI en 1991 al 19% el PBI en 2015, lo que representa un aumento anual de 0,3 puntos porcentuales.

Según el equipo económico del nuevo gobierno, mientras que los ingresos  públicos crecieron a una tasa anual de 14,5% entre 2008 y 2015, los gastos ascendieron un 51%.

Para Temer la enmienda constitucional "es la mejor forma de consolidar una meta para el crecimiento de los gastos. Va a permitir reducir el riesgo país, dar más confianza y en un futuro, reducir los intereses".

El presidente interino anunció también la creación de un grupo con representantes de gremios y de la sociedad civil para negociar la reforma del sistema previsional, hoy deficitario, que según fuentes del equipo económico pretende fijar una edad mínima para la jubilación.

"Estamos analizando otras medidas que se anunciarán cuando estén listas. Todas tienen el objetivo de retomar el crecimiento, reducir el desempleo y alzar a los que están en la pobreza absoluta a la condición de clase media", señaló Temer, que pidió al Congreso una rápida aprobación de la nueva meta fiscal y otros proyectos de interés del gobierno que permanecen estancados desde la gestión de Dilma. Entre ellos, el referido a la posibilidad de que sociedades petroleras exploten los gigantescos yacimientos hallados en la llamada región presal, en aguas profundas del Atlántico, que hoy solo puede gestionar Petrobras.