Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Temen que el nuevo gobierno de EE.UU. frene exportaciones argentinas

Analistas advirtieron por giro en materia comercial. Podría entorpecer ingreso de productos argentinos pero también volver al mundo más proteccionista

Temen que el nuevo gobierno de EE.UU. frene exportaciones argentinas

El proteccionismo que Donald Trump pregonó en su campaña hacia la Casa Blanca hace encender las luces de alerta sobre la evolución del comercio bilateral con Estados Unidos, en especial sobre avances en exportaciones de limones y carne. Sin embargo, la posibilidad de mejorar el déficit que se mantuvo en los últimos años en el intercambio aseguran que no dependerá sólo de la estrategia que lleve a cabo la nueva administración estadounidense, si no también del esfuerzo desde la Argentina en mejorar las exportaciones hacia ese país.

En 2015, el déficit comercial con EE.UU. fue de u$s 4500 millones. Pero el dato que sobresale de este intercambio tiene que ver con la evolución de las exportaciones a este país como porcentaje de las ventas totales desde la Argentina: pasaron de representar 18% en 2001 a pesar sólo con un 7%. No obstante, los datos que se conocen de cómo evoluciona en 2016 son alentadores. "En lo que va de este año, las exportaciones están creciendo bastante a este país. Es raro porque no están aumentando a ningún otro lugar", sostuvo Marcelo Elizondo, de la consultora DNI.

Sobre el giro proteccionista que podría adoptar Estados Unidos, luego de que el 20 de enero Trump asuma la presidencia, Elizondo sostuvo que, probablemente, en ejercicio del Gobierno la decisión en materia de política comercial sea más moderada que lo dicho en campaña. A su vez identificó que "como la Argentina no tiene acuerdos, no tiene nada que perder ya que paga los aranceles comunes".

No obstante, advirtió que el impacto en la Argentina podría darse de manera indirecta, por un giro proteccionista de manera inicial en Estados Unidos, pero replicado luego en Europa. "Puede ocurrir que se torne hacia un mundo con doble estándar: con proteccionismo en países desarrollados y, con los emergentes más abiertos en el comercio", diferenció.

También Martín Polo, de Analytica, reconoció que si otros mercados siguen a EE.UU. y se vuelven más proteccionistas podría impactar en la Argentina. Sin embargo, en vistas de la disminución de las exportaciones a EE.UU. (como porcentaje del total), sostuvo que se podría exportar más si la Argentina intentara una mejor estrategia con este país.

Dante Sica, de Abeceb, subrayó que pese a la disminución en la participación de las exportaciones a EE.UU., sigue siendo un socio comercial clave, tercero en importancia detrás de Brasil y China. "Aunque las promesas de Trump en el área comercial apuntan principalmente a México y China, es de esperar que el nuevo Gobierno tenga una visión crítica sobre la apertura comercial en términos generales, poniendo potencialmente en riesgo el acceso a uno de los principales mercados de exportación de nuestro país", señaló. Identificó que un cambio en la política comercial desde EE.UU. podría impactar de lleno en algunos productos clave, como los alimenticios (el azúcar, el jugo y el vino) y otros como el aluminio, algunos químicos y el petróleo crudo.

Agregó que una visión más proteccionista podría además hacer peligrar algunos avances que se lograron en la agenda bilateral en los últimos meses; en particular, la apertura de los mercados de limones y carne, y la reciente decisión de evaluar la re-inclusión de Argentina en el Sistema Generalizado de Preferencias (SGP). Esto último permitiría el ingreso a ese país con beneficios aduaneros en unas 500 posiciones arancelarias, lo cual daría un impulso clave a productos agroalimentarios, en especial vinos, quesos y algunas carnes.

Sobre la exportación de carne y limón, Elizondo sostuvo que el gobierno de Trump podría entorpecer estos acuerdos o cualquier intento de iniciar una nueva negociación por otros productos. "Imagino que optará por medidas para-arancelarias, con excusas sanitarias o estilo similar, para dificultar el ingreso de productos del exterior por parte de Trump", imaginó.