Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Telefónicos marplatences amenazan con desafiliar a quienes no se sumen al paro

El cartel que lleva la firma de Soeesit de Mar del Plata se se volvió viral en las redes sociales y generó el repudio de miles de personas.

Luego de exabrupto del titular del sindicato de Peones de Taxi, Omar Viviani, hoy se viralizó a través de las redes sociales un polémico afiche que lleva la firma del Sindicato de Obreros, Especialistas y Empleados de Servicios e Industria de las Comunicaciones (Soeesit) de Mar del Plata, que amenaza con desafiliar a los trabajadores que no se adhieran al paro de la CGT de mañana.

“Se comunica a todos los compañeros afiliados a Soeesit Mdp que a aquel que no acate la medida de fuerza dispuesta por la CGT nacional, se le aplicará el artículo 10 del estatuto, si es afiliado será expulsado del sindicato. Aquellos que no lo son, pero que decidan trabajar el día 6 nunca serán afiliados a Soeesit Mdp“, reza el comunicado que apareció en un call center de Movistar local.

Tras la polémica que generó el comunicado, el secretario general del sindicato Ángel Barreiro Alonso se hizo cargo del cartel: “Si, es verdad, no lo voy a negar“. “Hay dos alcahuetes que se fueron a afiliar que arrancaron el cartel y lo mandaron a Buenos Aires para hacerle daño al sindicato”, sostuvo en diálogo con Telediario Noche el sindicalista. Además, agregó: “Yo nunca le dije a nadie que vaya a trabajar o no vaya a trabajar. Les digo que piensen en la gente pobre que hay en el país“.

 
Ayer, el titular del sindicato de Peones de Taxi, Omar Viviani, fue grabado en una conversación en la que llamó a “dar vuelta los coches” que trabajen durante el paro general de mañana. Luego salió a disculparse y dijo que se le “soltó la cadena”. El Gobierno, no obstante, aprovechó al máximo el exabrupto: el jefe de Gabinete, Marcos Peña, salió a decir que se trataba de un “un pensamiento violento, extorsivo e intolerante que rechazamos”. Un fiscal ya imputó a Viviani por presunta amenaza coactiva.