Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

U$D

DÓLAR
/
MERVAL

Techint le transmitió al Gobierno su preocupación por las nuevas trabas

Peña se vió con Rocca y el titular de Tenaris. El holding, al igual que Aluar, buscó de antemano diversificar su mercado para sortear una barrera que venía venir

Peña recorrió las instalaciones del holding industrial en Campana y tocó el tema con los empresarios

Peña recorrió las instalaciones del holding industrial en Campana y tocó el tema con los empresarios

S antes de que Donald Trump anunciara el incremento de tarifas para las importaciones de acero y aluminio, el grupo Techint planteó sus inquietudes al jefe de gabinete, Marcos Peña, en el marco de una visita que el ministro coordinador hizo a las instalaciones de Tenaris Siderca en Campana.

Peña oyó en voz de Paolo Rocca, CEO y presidente del holding ítaloargentino, y de Javier Martínez Álvarez, presidente de Tenaris para el cono Sur, la inquietud por un eventual impacto de una medida que podría encarecer o derrumbar las ventas argentinas de insumos claves para el mayor mercado petrolero y gasífero del planeta, en el cual Techint es un jugador mundial de peso.

Fuentes que tuvieron acceso a los contenidos del encuentro dijeron a El Cronista que el tema estuvo presente en los diálogos de Peña y Rocca. "Hubo, claro, menciones a la cuestión de la Sección 232", dijeron las fuentes en relación a una disposición del "Acta de Expansión Comercial de 1962", que le permite al Departamento de Comercio imponer sanciones o bloqueos que afectan el interés estratégico sin pasar por los procedimientos de la OMC.

Washington defendió la decisión argumentando que los nuevos aranceles (25% para el acero y 10% para el aluminio extranjeros) se deben a una cuestión de "seguridad nacional", pero también para resguardar miles de puestos de empleo amenazados por la sobreabundancia de acero de manos de China, que en un solo mes tal cual evocó Trump produce lo mismo que Estados Unidos en todo un año.

Techint exporta a los Estados Unidos unas 200.000 toneladas anuales de tubos de acero, por un valor aproximado de u$s 300 millones, lo cual representa un 6,6% de los $ 4517 millones que exportó la Argentina en 2017 a ese destino, según el Indec.

La medida también afecta a Aluar, que desde Puerto Madryn exporta alrededor de 153.000 toneladas de aluminio a los Estados Unidos, el 55% de su mercado externo. La compañía había manifestado a Reuters meses atrás que buscaba diversificar aún más sus envíos, advirtiendo una potencial barrera desde la administración republicana.

Si bien el anuncio es potencialmente adverso, Techint inauguró en diciembre pasado una planta de última generación en Bay City, Texas, donde tiene capacidad de producir más de 600.000 toneladas de tubos petroleros, a las que puede incorporar asistencia de la planta en Veracruz, México. La incógnita más bien es qué consecuencia puede tener el anuncio sobre la producción en las plantas locales, que emplean a 6.500 personas.

Conocido el pronóstico, varios funcionarios nacionales se llamaron a silencio, pero no dejaron de hacer y recibir llamados para conocer efectivamente el alcance sobre la industria nacional. Hasta anoche, el Departamento de Comercio no había aclarado el punto, pese a que Trump dejó trascender que Canadá, México, Australia y "algunos países" más serían tratados con más benevolencia.

Desde París, el subsecretario de Comercio Exterior, Shunko Rojas, reafirmó que la Argentina tiene un "compromiso con las soluciones multilaterales frente a la sobrecapacidad del acero", durante un foro del G20 dedicado a discutir el excesivo stock de este insumo en el mercado global, en lo que fue una clara crítica a la medida unilateral norteamericana. Ahora se profundizará un diálogo para justificar que la Argentina, por su bajo volúmen en las importaciones estadounidenses, debe ser exceptuado de la medida.