Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Tarifas deben subir 50% en dólares por año para anular subsidios en 2019

A pesar del aumento en dólares, para Fiel se llegaría a subsidios por menos del 1% del PBI por la tarifa social. Según otro informe, las subas más probables son de 30 puntos porcentuales

Tarifas deben subir 50% en dólares por año para anular subsidios en 2019

De cara a las audiencias públicas para definir las tarifas de gas, mientras continúa el derrotero judicial de las tarifas de electricidad, y ante el alto déficit fiscal que mantiene el Estado, se estima que para reducir a cero por ciento del PBI los subsidios en las tarifas energéticas, el Gobierno tendría que aumentar las tarifas residenciales un 50% a 60% en dólares por año hasta 2019, un aumento que podría ser exigente para la población, salvo que se aplique correctamente la tarifa social.

Según un informe de la consultora LCG, si las tarifas aumentaran 30 puntos porcentuales en términos reales en 2017 (o 60% en términos nominales), los subsidios podrían reducirse el año que viene al 2,4% del PBI.

Entiende que si las audiencias públicas avanzan sin tropiezos, el impacto fiscal será moderado, de un 0,4% del PBI partiendo de un nivel de subsidios del 2,8% del PBI en 2016.

Porque entiende que el peor impacto fiscal sería el costo de 0,8% del PBI, en el caso de que se retrotrajeran las tarifas de luz y gas para toda la demanda. Un escenario que se alejó, una vez que se fijaron las audiencias públicas para este viernes para las tarifas residenciales de gas y la Corte Suprema rechazó la semana pasada una medida cautelar que frenaba los aumentos en las facturas de luz.

Para 2018 y 2019, el Gobierno necesitaría elevar 144% promedio y en términos nominales las tarifas para llevar los subsidios a 0% del PBI. Lo que LCG consideró "muy exigente".

O el escenario "más probable" que es elevar las tarifas 30 puntos porcentuales reales en el bimestre 2018 y 2019. Esta suba dejaría los subsidios energéticos en el orden del 1,9% del PBI, es decir que sólo podrían reducirse 1 punto porcentual en cuatro años.

"Seguimos considerando que es muy difícil eliminar completamente los subsidios en 4 años. Antes de los aumentos de tarifas se subsidiaba 90% del consumo. En el mejor de los casos este año se terminará subsidiando 80%. Por eso se requiere definir metas fiscales de largo plazo", explicó el economista Agustín Bruno.

Paro Bruno, todavía existen riesgos de que el Gobierno tenga que posponer los aumentos en 2017, dejando el nivel de subsidios sobre el PBI en el orden del 2,6%, lo que deja al Gobierno con la opción de elevar las tarifas 210% promedio nominal por año en 2018 y 2019.

En dólares

Para la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), el Gobierno no podrá reducir a cero por ciento del PBI el subsidio energético porque tendrá que seguir financiando la tarifa social y eventualmente la inversión en energías renovables.

"Difícilmente el subsidio a la tarifa social sea cargado al resto de los usuarios y subsista un subsidio fiscal", dijo Santiago Urbiztondo, economista de FIEL.

El objetivo probable es llegar entonces a menos del 1% del PBI en 2019.

Considerando la propuesta del Gobierno para la revisión tarifaria integral del servicio de gas, calculó que las tarifas deberían aumentar 60% en dólares por año. Esto es porque la factura promedio debería aumentar 310% en dólares en tres aumentos, considerando el 425% que propuso el Gobierno para el valor el gas en boca de pozo y el 200% que requerirá el área de distribución y transporte.

En tanto, a las tarifas eléctricas les faltaría aumentar un 200% en dólares, un 50% de aumento por año en moneda dura entre 2017 y 2019.

De todos modos FIEL hace una salvedad sobre el valor del gas en boca de pozo que tomó como objetivo el Gobierno, de u$s 6,8 el millón de BTU, que está por encima del costo de importación promedio.

Considera que si se tomara la regla de precios de paridad de importación, el alza de las tarifas para la producción bajaría al 330% hasta 2019, a lo que habría que sumar los ingresos de los transportistas y distribuidoras.

"El precio de pozo se aproximaría a la paridad de importación si se liberara el mercado de gas y pudiera desarrollarse la capacidad de importación, así como el costo de importar, en particular el de regasificación que puede ser menor al que es hoy. Fijar ese precio hoy (u$s 6,78) conlleva el riesgo de que en tres años te quedes corto o te pases, por un problema de diseño de la política tarifaria", dijo Urbiztondo​