Tarifas: Alberto Fernández evita subas de hasta 100% en la energía y define el Plan Gas

El presidente Alberto Fernández se reunió con los interventores de los entes reguladores del gas y la energía eléctrica. Hablaron sobre tarifas y posibles errores en la facturación durante la cuarentena. Podría haber novedades sobre incentivos a la producción de gas.

El presidente Alberto Fernández se encontró este lunes con los interventores de los entes reguladores de los servicios públicos de la energía para conocer el avance de las auditorías sobre las tarifas del gas y la electricidad.

Las tarifas están congeladas desde el primer semestre de 2019 (marzo en el caso de la energía eléctrica y abril en el caso del gas) y deberían tener aumentos de entre 70% y 100% según los actuales esquemas, algo que el Gobierno ya tiene descartado.

Además, según trascendió, es posible que el jefe de Estado visite en los próximos días Vaca Muerta, en Neuquén, para lanzar el Plan Gas 4, un programa de incentivos y estímulos a la producción del combustible, que tendrá como objetivo ahorrar miles de millones de dólares en importaciones.

 

Hoy me reuní con los interventores del ENRE y del ENARGAS. Analizamos la situación de las tarifas. Observamos con preocupación errores en la facturación del servicio en perjuicio de algunos usuarios. No son casos generalizados, pero debemos preservar los derechos del usuario pic.twitter.com/0UtiTgh80z

— Alberto Fernández (@alferdez) October 6, 2020

 

Tras terminar su reunión con Federico Basualdo, interventor del Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE), y con Federico Bernal, del Ente Nacional Regulador del Gas (ENARGAS), el jefe de Estado publicó en Twitter: "Analizamos la situación de las tarifas. Observamos con preocupación errores en la facturación del servicio en perjuicio de algunos usuarios. No son casos generalizados, pero debemos preservar los derechos del usuario".

Es que en los últimos dos meses empezaron a llegar a los hogares facturar de la energía con montos elevados, muy por encima del promedio histórico.

Las empresas justificaron que durante la cuarentena se trasladó el consumo de electricidad y gas desde las fábricas y las oficinas laborales a las residencias de sus clientes, que demandaron más energía, sobre todo en el invierno, que fue uno de los más fríos de los últimos 40 años.

Pero lo central fue el análisis del futuro de las tarifas, que están congeladas al menos hasta el 31 de diciembre.

El Cronista pudo averiguar que se avecina un "tiempo de transición" hasta que se convoquen a nuevas audiencias públicas para renegociar los cuadros tarifarios heredados de la administración anterior.

Si se desarmara el congelamiento de las tarifas sin cambios en el esquema de la Revisión Tarifaria Integral (RTI), con la inflación acumulada en los últimos 18 meses tanto las distribuidoras de gas a nivel nacional como las de electricidad en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense deberían tener un ajuste cercano al 70%, que sumarían una suba de entre 30 y 35 puntos porcentuales a las facturas.

Por otra parte, también está congelado el precio mayorista del gas, que remunera a las petroleras.

Hoy las productoras cobran por el gas que entregan a los hogares un precio en torno a los u$s 2,50 por millón de BTU, que argumentan que es insuficiente para invertir, perforar nuevos pozos y mejorar la extracción, principalmente en Vaca Muerta.

Debido a este motivo, los técnicos que trabajan con el ministro de Economía, Martín Guzmán, y el nuevo secretario de Energía, Darío Martínez, están terminando de definir el Esquema de Gas 2020-2024 que presentó hace dos meses el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas.

El programa fue objetado por distintas líneas internas del Gobierno, principalmente por su costo fiscal (unos u$s 1400 millones por año).

Se planteaba un precio de u$s 3,40 por millón de BTU, que en la práctica crecía hasta los u$s 4,09, con un buen impacto sobre las finanzas de la petrolera estatal YPF.

Días atrás, Guzmán adelantó que en este mes se conocería el Plan Gas 4. Podría haber novedades en ese sentido hacia este fin de semana.

La idea de Guzmán, plasmada en el Presupuesto 2021, es que las tarifas aumenten el año que viene únicamente en línea con la inflación proyectada: 29%.

Es decir, el Tesoro va a mantener una montaña de subsidios para impedir que le suceda lo mismo que a Mauricio Macri en los años previos: que el incremento de las tarifas golpee a la clase media, acelere la inflación y termine menguando el apoyo político.

El próximo año se girarán unos u$s 8000 millones en concepto de subsidios, principalmente para la energía eléctrica.

Con el congelamiento de las tarifas y la constante devaluación del peso frente al dólar, al final de este 2020 los usuarios pagarán apenas un 40% del costo mayorista de la electricidad (el precio promedio que cobran las generadoras) y el Estado subsidiará el restante 60%.

En el ENRE sostuvieron ante la pregunta de este medio: "Desde el Ente continuamos monitoreando el desempeño de las distribuidoras y asesorando a los usuarios y usuarias, en articulación con las organizaciones de la sociedad civil para seguir fortaleciendo las herramientas de control y garantizar los derechos de los usuarios y usuarias".

"Asimismo, en el marco de las negociaciones con las distribuidoras, se modificarán, entre otras cosas, las distorsiones del cuadro tarifario diseñado por el macrismo", adelantaron.

Tags relacionados

Más de Economía y Política

Compartí tus comentarios