Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Sturzenegger marca la cancha: bajar la inflación depende del Banco Central

“El desafío es que los formadores de precios entiendan que ahora enfrentan, no un escenario diferente sino un régimen diferente”, apuntó. Dijo que no responderá a urgencias de corto plazo. Y advirtió contra las políticas de cambio fijo y los acuerdos sociales.

Sturzenegger marca la cancha: bajar la inflación depende del Banco Central

El titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, salió a marcar territorio sobre las medidas y objetivos que tiene por delante y que viene llevando a cabo en los últimos meses. Aclaró que la política inflacionaria no depende de las urgencias políticas y que su solución se logrará a mediano y largo plazo.

Durante una conferencia en la Facultad de Economía de la Universidad Nacional de la Plata, el economista destacó la importancia de la independencia del Banco Central y afirmó que “es fundamental, porque una parte importante de la agenda de sostener una baja tasa de inflación requiere el entendimiento que el compromiso a la reducción de la inflación no estará condicionado por urgencias políticas u objetivos de corto plazo”.

En este sentido agregó: “En el mundo se ha derrotado a la inflación. Eso se ha logrado porque los bancos centrales se han hecho responsables de la tarea de reducirla y sus instrumentos han mostrado ser suficientes y los resultados contundentes”.

Sturzenegger aclaró que de no respetarse este principio, “condicionar la política monetaria sería contraproducente, porque la tasa de inflación será baja sólo si se entiende que el Banco Central no sucumbirá a objetivos cortoplacistas”.

Para los próximos meses el titular de la autoridad monetaria reconoció que el desafío fundamental de los próximos meses reside en que “los formadores de precios entiendan que ahora enfrentan, no un escenario diferente, sino un régimen diferente” y agregó que ahora el Central “se fija objetivos de inflación y usa todos los instrumentos a su alcance para lograr esa meta. Incluso si eso implica fijar la tasa de interés en 38% por varios meses”. En esta línea agregó que “en este nuevo régimen, la política monetaria no se acomoda a las expectativas de inflación sino que actúa para que las expectativas y las acciones de los agentes sean coherentes con los objetivos del Banco Central”.

Por último, Sturzenegger dijo que “usar el tipo de cambio como mecanismo para equilibrar el mercado monetario no es una buena idea, porque deja expuestas a las economías a shocks externos sin ningún instrumento para suavizar sus efectos”.

Así recordó que “para Argentina esto siempre terminó siendo una suerte de trampa. Por ello nuestro mecanismo de equilibrio del mercado monetario es el de las metas de inflación, que fija una tasa de interés, dejando que la cantidad de dinero ajuste de manera endógena y  que el tipo de cambio fluctúe. El dinero que no se desea a esas tasas, simplemente es absorbido por el Banco Central”.