Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Sturzenegger le prometió a los industriales una inflación de 17% para el año próximo

El presidente del Banco Central almorzó ayer con la UIA. Dijo que la inflación tiende a 1,5% mensual y pidió que no se convaliden aumentos salariales de 40%

Sturzenegger le prometió a los industriales una inflación de 17% para el año próximo

Pese a las diferencias de tiempos con el ministro de Economía, Alfonso Prat-Gay, el presidente del Banco Central (BCRA), Federico Sturzenegger, está convencido de que la inflación en 2017 no superará el 17%. Ya lo había manifestado en otras oportunidades, pero ayer se los recalcó a los industriales de la UIA, que lo recibieron en su sede de Avenida de Mayo a almorzar. El funcionario fue contundente al reiterar que continuará con la política monetaria iniciada desde que asumió el actual Gobierno y que, junto con otras decisiones de política económica, conducirán a que la inflación no supere el 1,5% mensual.


Junto a parte de su equipo, Sturzenegger remarcó que esta meta condice con un nivel de emisión monetaria que no superará el 20% y con tasas de interés que irán bajando en la medida en que se vaya logrando el objetivo en materia inflacionaria. En este sentido, instó a los empresarios a moverse según estas pautas en materia de precios y recomposición salarial.


La preocupación por la caída de la actividad sobrevolaba el ambiente mientras el funcionario aseguraba que la política monetaria en curso no es restrictiva, sino más bien expansiva, ya que apunta a bajar la inflación y ello generará una reactivación de la economía. Claro que la menor emisión y las altas tasas, durante la transición, generan freno en la economía. En ese marco, el vicepresidente de la entidad, Lucas Llach, remarcó que no sólo son los resortes de la política monetaria los que están afectando el crecimiento.


"Le planteamos que había que cuidar el mercado doméstico, ya que la actividad está por el piso. Además, también hubo quejas por el nivel de importaciones", señaló un industrial del comité ejecutivo de la UIA.
Las paritarias del año próximo fueron otro eje de discusión durante la comida. Según el titular del BCRA, no pueden convalidarse aumentos de sueldos del 40% cuando la inflación proyectada es del 17%. Y puso el ejemplo de los trabajadores azucareros de Tabacal, que mantuvieron paralizada la planta durante 70 días para finalmente cerrar una paritaria del 41%. Calificó de irresponsable la actitud empresaria de aceptar un acuerdo de esa magnitud. Según él, deben pactarse salarios de acuerdo con la inflación futura.


Fue allí cuando le contestó el vicepresidente 7 de la entidad, Eduardo Nougues, directivo de la firma Ledesma. El empresario azucarero le dijo que no podía culpar a las empresas de ello porque muchas veces están sometidas a presiones de gremios fuertes que no ceden. Le planteó también la necesidad de tener un Ministerio de Trabajo que se involucre en esos temas para evitar que se tomen medidas de acción directa por parte de los sindicatos.


Esta respuesta sirvió de trampolín para que muchos otros empresarios reafirmaran esta posición común y cuenten distintos casos de parálisis de plantas productivas por parte de los gremios. Además, le dijeron que los trabajadores miran la inflación pasada para reclamar aumentos.


La baja participación de los créditos sobre el PBI también fue motivo de discusión, ya que los industriales le reclamaron mayor oferta crediticia y Sturzenegger afirmó que con los niveles actuales de inflación tampoco hay depositantes. Señaló que pueden existir algunos préstamos subsidiados, pero no puede ser una generalidad.
El funcionario también les adelantó que trabaja en un proyecto para aumentar la bancarización de la economía, que consiste en cobrarles a los bancos el uso del efectivo. Su objetivo es que el cash sea de sólo 6% de los movimientos. Sturzenegger llegó acompañado de Llach, el director Demian Reidel y el gerente general, Mariano Flores Vidal.