Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Sorpresivo corralito de asesores

El despliegue, nunca visto en un informe de un Jefe de Gabinete al Congreso, llamó la atención de todos. Diputados, asesores, mozos, personal de seguridad y periodistas. Cualquiera que pasó ayer por el Salón de los Pasos Perdidos de la Cámara baja se acercó a espiar. Encerrado en unos cien metros cuadrados y delimitado por altos biombos de fibrofácil, un ‘ejército’ de más de 20 asesores, computadoras, impresoras, papeles y cables asistió a Marcos Peña durante las siete horas que duró su exposición ante los legisladores.
El lugar, rápidamente bautizado ‘corralito’ por algunos y ‘call center’ o ‘ejército de trolls’ por otros, fue levantado en la zona más inmediata al recinto, con el objetivo de permitirles a los asesores de la Jefatura de Gabinete contacto directo con Peña y el resto de su equipo.