Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Sin el cristinismo, el PJ se reencontró para homenajear el triunfo de Cafiero

Con críticas a Macri, fue un acto en recuerdo de la victoria del caudillo peronista en 1987 con su renovación del PJ. Hubo massistas como Felipe Solá. Bossio se fue enojado

Intendentes del conurbano y ex funcionarios del equipo de Cafiero subieron al escenario del hotel NH

Intendentes del conurbano y ex funcionarios del equipo de Cafiero subieron al escenario del hotel NH

"Se rompe loca mi anatomía/ con el humor de los sobrevivientes/ de un mudo con tu voz, de un ciego como yo /¡Vencedores vencidos!". El estribillo del célebre himno de Los Redondos musicalizaba la previa del acto en recuerdo a Antonio Cafiero en el salón Antonio Gaudí, del cuarto piso del NH Hotel. El peronismo, en casi todas sus variantes post-derrota, volvió al mismo lugar que 10 meses atrás fue el búnker en el que vieron cómo Mauricio Macri ganaba el ballotage, dejando al PJ en el llano después de 13 años.

Como en los recordados cumpleaños de Cafiero, símbolo hasta su muerte del peronismo de Perón, este homenaje póstumo, a 29 años de su victoria en la provincia con su renovación, logró reencontrar a justicialistas variopintos. Organizado originalmente por el Grupo Esmeralda de intendentes bonaerenses antes más moderados -de Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Juan Zabaleta (Hurlingham) y Gabriel Katopodis (San Martín)-, junto a los gobernadores pejotistas (en resumen, el PJ en el poder), en la previa en el quinto piso se dieron cita casi todas las actuales vertientes, a excepción del cristinismo explícito. Ganadores y perdedores del 2015.

Todos unidos (¿triunfaremos?) contra el gobierno de Cambiemos y cruzando los dedos para que nadie les pregunte por Cristina Fernández de Kirchner. No para minimizarla, directamente para obviarla.

Sin repetir y sin soplar, estuvieron: el partido orgánico (con su presidente José Luis Gioja y su vice, Daniel Scioli); el Grupo Fénix (de pronto lanzamiento en Merlo); Renovadores de Sergio Massa (como Alberto Fernández); Renovadores de ahora y de Cafiero (como Felipe Solá); sindicalistas de ayer y de siempre; el Bloque Justicialista de Diego Bossio; Los "ex" como el ex ministro Ricardo Casal o el ex alcalde Darío Díaz Pérez; y, los menos, hasta figuras de agrupaciones de base K como La Martín Fierro.

Tanta variedad, que se plasmó en una interminable lista de oradores, una decena, "porque antes (en la era K) no podían hablar", contrastaban desde la organización), generó un cortocircuito. "Hay mucho olor a naftalina", dicen que se quejó un enojado Bossio al ver a su lado a Scioli, quien le había prometido el ministerio de Planificación en su frustrada presidencia, antes de irse temprano del evento.

"No se quejó del olor de los sanguchitos que comió arriba", lo chicanearon al diputado, sosteniendo la hipótesis de que la huida se debió a la falta de invitación para subir al escenario. A intendentes, gobernadores y cafieristas sólo les sumaron a Gioja. Otro que partió antes fue Omar Viviani: "Estoy sofocado", se excusó el sindicalista ante el calor peronista del salón.

El camporismo, sin réplica orgánica, ayer hizo su propio recuerdo de Cafiero en las redes sociales: desempolvó una vieja entrevista en la que ensalzaba a Cristina Kirchner. "1987-2016. Renovación peronista", se leía en la pantalla gigante. Pero el objetivo de este segundo

PJ renovador parece ser el año que viene. "Con el peronismo no alcanza pero sin el peronismo no se puede. Vuelvan, compañeros", fue el llamado de Zabaleta, último orador de una serie de discursos críticos, antes de la proyección de un video de Cafiero y el obligatorio canto de la marcha.

"Tengamos claro cuál es el rival a vencer. Construyamos desde las diferencias", pidió el jefe comunal de Merlo, Gustavo Menéndez. Y Katopodis prometió "construir un peronismo renovado para ser mayoría".

Sin conductor, pero mucho cacique y poco indio, en el PJ-R ayer se entusiasmaban con confluir pensando en el 2017. Por que para pelearse todos contra todos aún les queda el 2019.

Más notas de tu interés

Comentarios2
Gabriel Vénica
Gabriel Vénica 07/09/2016 12:13:29

LOS APLAUDO DE PIE.... CAFFIERO REPRESENTA AL PERONISTA PERONISTA.... Alguien que se "roba" un sillón, que se queda con algún "vuelto" (como bien lo dijo el General). Pero no millones y millones que dejan mal a los compañeros y sin repartir.

Julio Cesar Tiraboschi
Julio Cesar Tiraboschi 07/09/2016 11:14:12

Si Gioja, Isfran,Scioli,A Fernandez,Felipe Sola,etc son la renovación, me parece que van mal muchachos.