Se termina la transición con un mensaje de unión entre Macri y Alberto

Los dos mandatarios se sentaron uno junto al otro en la misa "por la unión y la paz". No sólo hablaron entre ellos, también se vio a sus funcionarios dialogando. Lavagna, entre el gabinete de Alberto Fernández.

Las fotos de un abrazo y charlas íntimas, en público, entre Alberto Fernández y Mauricio Macri dan un vuelco al período de transición que fue frío y distante entre el mandatario entrante y saliente. Pero la convocatoria de la Iglesia, en Luján, logró cambiar esa imagen, luego de que ambos líderes participaran en primera fila de una misa que ofició el arzobispo de Mercedes, Jorge Eduardo Scheinig.

Macri y Fernández se habían visto la cara por última vez el 28 de octubre. Pero ayer caminaron junto a sus esposas, Juliana Awada y Fabiola Yañez, hasta sentarse juntos en la primera fila en la plaza de Luján, en la ceremonia por "la unidad y la paz". Las imágenes también registraron las charlas entre funcionarios de los distintos equipos, por ejemplo, el ministro de Hacienda saliente, Hernán Lacunza, con el futuro referente de Desarrollo Social, Daniel Arroyo.

Bajo un sol abrasador, en más de una ocasión, se vio como Macri y Fernández hacían comentarios entre sí. Tampoco se los vio sonreir, pero si mostraron un diálogo ante el público, que habían evitado desde el 28 de octubre. El diálogo se extendió en varias ocasiones a la primera dama saliente, Juliana Awada, quién se fundió en un cálido abrazo con el presidente electo al terminar la misa.

Felicitaciones @alferdez y @mauriciomacri por este encuentro que fortalece la Fe y la esperanza de nuestra amada tierra. Los abrazo desde mi corazón .
Argentina Levantate y anda.

— Carlos Saul Menem (@CarlosMenem_LR) December 8, 2019

"Es una aprendizaje para todos los argentinos, llegó la hora de estar juntos para siempre. Debemos respetarnos, el secreto es respetarnos, no pensar igual", enfatizó Fernández al retirarse de la celebración religiosa junto a su pareja, Fabiola Yañez. En declaraciones a la prensa, el futuro jefe de Estado resaltó que la Iglesia ha hecho "un enorme esfuerzo para unir a los argentinos".

El gesto fue reconocido por distintas figuras del arco político. Por ejemplo, el ex presidente Carlos Menem felicitó a ambos "por este encuentro que fortalece la Fe y la esperanza de nuestra amada tierra". Para Lavagna, el encuentro que organizó la Iglesia fue "un hito para nuestra democracia".

Tanto Macri como Fernández asistieron a la misa con sus equipos. Pero los ausentes tuvieron peso, también. Por ejemplo, la vicepresidente electa, Cristina Fernández de Kirchner, dejó la silla vacía y no se refirió al encuentro. En su red social, sólo convocó al acto del 10 de diciembre, en Plaza de Mayo. Tampoco asistieron a la misa el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal.

Alberto Fernández llegó con un amplio equipo compuesto por más de una decena de futuros ministros, como Santiago Cafiero, Felipe Solá, Daniel Arroyo y Gustavo Beliz. El futuro canciller aprovechó para reafirmar que no reconocerán a la Jeanine Añez como mandataria de Bolivia. Una de las notas más llamativas fue que entre estos funcionarios se ubicó el ex candidato a presidente, Roberto Lavagna. En los últimos días, Fernández lanzó elogios al ex ministro de Economía, mientras en sus planes todavía está crear el Consejo Económico y Social.

Por su parte, a Macri lo acompañó Marcos Peña, Guillermo Dietrich, Rogelio Frigerio y Jorge Faurie, entre otros. Los más católicos, como la vicepresidenta Gabriela Michetti, o el senador Esteban Bullrich, fueron aclamados por el público.

Finalizada la misa, ambos abandonaron rápidamente el lugar a través del complejo museográfico provincial. Macri se retiró a la quinta de Los Abrojos y este lunes encabezará la última reunión de gabinete, de su mandato.

Tags relacionados

Más de Economía y Política