Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

U$D

DÓLAR
/
MERVAL

Siete medidas que tomó el Gobierno para bajar el costo en los puertos

Según fuentes oficiales, eran de los más caros de Sudamérica. El Ministerio de Transporte habla de una rebaja de hasta 40% para el ingreso de cargas, almacenamiento y otros servicios, que redundó también en beneficios para la industria de los cruceros.

clase_abril2cruceros

clase_abril2cruceros

La reducción de costos de todo tipo para la actividad productiva es una de las banderas del gobierno de Mauricio Macri. Baja de retenciones a las exportaciones, reducciones de otros impuestos, anuncios sobre simplicación de trámites, acuerdos sectoriales con sindicatos y empresas para reducir los costos laborales, el ataque a la denominada “industria del juicio” y otras medidas se engloban en lo que el jefe de Estado suele propagandizar con la idea de “sacarle la pata de encima a los que quieran trabajar y producir”. En ese contexto, esa política también intenta trasladarse al Puerto de Buenos Aires, la marca en el orillo de la Ciudad desde su nacimiento mismo: “Es necesario que se abran puertas a la tierra y que el suelo florezca y que sus frutos sirvan a su pueblo y otros pueblos de la tierra", vaticinó Juan de Garay cuando procedió a fundar la Ciudad de la Santísima Trinidad y el Puerto de Santa María del Buen Aire.

En un contexto donde la actividad de comercio exterior de la Argentina está bajo la lupa por los fuertes déficit que relevan mes tras mes las estadísticas oficiales, las políticas hacia el puerto entrañan una importancia significativa.

Un informe preparado en la Administración General de Puertos (AGP), del Ministerio de Transporte, al accedió en exclusiva El Cronista, enumera una serie de medidas con las que, según fuentes de esas dependencias, se logró bajar hasta un 40% los costos para el ingreso de cargas y almacenamiento y otros servicios, que redundó también en beneficios para la industria de los cruceros.

Rebaja en precios de contenedores

Los contenedores HQ o o High Cube (HC) están entre los contenedores más comúnmente utilizados para el envío de mercancías en el ámbito del transporte marítimo internacional, son muy similares a los contenedores de 40 pies estándar, pero tienen una mayor altura, 30 centímetros y 9m3 más de capacidad. Estos tienen ahora una bonificación de 29 dólares sobre la tarifa de exportación de 122 dólares a la cual se le hace el recargo de 160%.

Barrido y limpieza de contenedores llenos de importación

Antes costaba hasta 88 dólares por día duplicando el concepto en “Barrido” y "Limpieza”. Ahora, bajo un único concepto, de “Aseguramiento de Inspección y Barrido”, se paga 30 dólares.

Cambios en el criterio para pasar de tarifa T1 a T2 por mercadería retenida en el puerto

Las terminales sólo podrán pasar a cobrar la tarifa 2 (T2), de 381 dólares, por mercadería retenida en el puerto más de los cinco días del “periodo forzoso”, si prueban que el cliente es el responsable de la demora por no haber cumplido en tiempo y forma con los trámites para retirar, que se gestionan online. Si esto no sucede, el mero paso de más días sin retirar por problemas de la terminal, deben mantener la T1, que es de 160 dólares.

Estatización, baja del precio y mejora de la “Zona de Apoyo portuario”

Antes se llamaba “Sistema de Tránsito Vehicular Portuario (CTVP)” y era controlado por la firma IVETRA SA, a la que se relacionaba con Hugo Moyano, en tanto Daniel Llermanos, su abogado, figuraba como responsable de la firma. Según la AGP, IVETRA “no cumplió con el objetivo de ordenar el tráfico portuario”, por lo tanto, ahora bajo el nombre de ZAP, “Zona de apoyo portuario”, quedó bajo el control de la dependencia del Ministerio de Transporte cuyo interventor es Gonzalo Mórtola. La zona de apoyo portuario tiene la responsabilidad de gestionar de manera eficiente el ingreso y egreso de camiones a un predio tipo playón dentro del Puerto, lo que también incluye distintos tipos de servicios al camionero que debe permanecer determinada cantidad de tiempo en el lugar hasta que cargue o descargue la mercadería. Se trata de un predio que cuenta con servicios a los conductores y una amplia playa de estacionamiento para que los vehículos de cargas tengan un lugar donde esperar su turno para ingresar a la terminal, evitando así congestiones en las avenidas y calles aledañas al puerto. Desde que la tomó AGP la tarifa se redujo 40%, desde 16,53 dólares más IVA a 10 dólares, con la bonificación de los primeros diez días.

Ratifican la no obligatoriedad del seguro de transporte portuario

TAP, en el puerto, no aludía al zapateo americano que usa chapitas abajo del zapato, sino  al "Certificado de Transporte Argentino Protegido (TAP)", que igual hacía zapatear a los exportadores, que pagaban por él hasta 85 dólares por contenedor. “Nunca fue obligatorio”, dijeron en AGP pero Ivetra lo planteaba, en los hechos, de esa manera. Luego de una módica batalla judicial, quedó firme que el TAP no es obligatorio sino de “libre contratación”.

Ahí viene el tren: apuesta por la intermodalidad y mantenimiento ferroviario en casa

En el Ministerio de Transporte dijeron a El Cronista que la apuesta por el tren en la actividad portuaria “empezó a tener mayor relevancia”. Explicaron que esto se dio “no solo con la primera prueba de traslado desde la terminal 4, de 28 contenedores con piezas y repuestos automotrices provenientes de Asia para la producción nacional de autos desde el puerto, sino también con el traslado desde Zárate al puerto de piezas automotrices para exportación hasta el Puerto Buenos Aires y con el arribo de 460 toneladas de legumbres provenientes de Jujuy, que tienen como destino Asia y África. Como complemento a la apuesta por darle más protagonismo al tren, AGP firmó con el Puerto La Plata un acuerdo para capacitar al personal de mantenimiento de formaciones ferroviarias del Puerto Buenos Aires, que antes se tercerizaba, con lo que se logró, según las fuentes, que los trabajos se realicen “in house” con ahorros de más de 15 millones de pesos anuales.

Rebaja de tarifas de peajes para cruceros

El puerto de Buenos Aires tiene una extensa hidrovía, de cerca de 200 kilómetros, que se usa para que puedan acceder embarcaciones de todo tipo, que necesitan la profundidad. El mantenimiento de esa hidrovía lo realiza una empresa con nombre sin equivoco, Hidrovía S.A., por la cual cobra un peaje. A partir de enero, la concesionaria aceptó bajar un 20% el peaje. “La Industria de Cruceros en Buenos Aires también se benefició con la baja de costos. Se trabajó arduamente en revolver la problemática existente en relación a las tarifas de peaje (Hidrovía); debido a que la regulación era previa a la incursión de esta industria en Buenos Aires, los cruceros que llegaban al puerto pagaban valores más altos que los buques de carga. Atendiendo a esta repetida demanda y considerando que es un costo que las líneas de cruceros ponen bajo la lupa a la hora de tomar decisiones sobre los destinos y rutas que recorrer, se sentó un gran precedente”, dijeron desde AGP.

Más beneficios para los cruceros

Otros beneficio que se implementó para el sector de cruceros, es una bonificación del 100% en las tasas y servicios portuarios a los buques y pasajeros que percibe la AGPSE para los cruceros con más de 315 metros de eslora (largo) a partir de la temporada 2018/2019 y un descuento de 1 dólar en la tasa portuaria por cada pasajero para todos los cruceros a partir de esta temporada 2017/2018: hasta el momento era de 4 dólares y ahora será de 3 dólares por pasajero para todos los cruceros, explicaron.

“No se trata de acciones aisladas, es una decisión de nuestro presidente Macri que nuestro puerto vuelva a ser competitivo en la región, trabajando en equipo con todos los actores públicos y privados, sin intereses personales, sino pensando en el bien de nuestro país. Nos interesa ser facilitadores con reglas claras, logrando calidad y sustentabilidad de políticas y servicios.”, dijo Gonzalo Mórtola, interventor de la AGPSE.