Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Sergio Berensztein, sobre la coparticipación: "Argentina tiene un sistema muy perverso"

El analista político indicó que el modelo obliga a las provincias y a los municipios a ser serviles frente al poder central. "Las hace a renunciar a su autonomía y seguir los lineamientos de quien ocupe del sillón presidencial", criticó.

Sergio Berensztein, sobre la coparticipación:

El debate por la distribución de los fondos de coparticipación de las provincias todavía continúa. Y ese es uno de los temas principales que platea Sergio Berensztein en su libro Los beneficios de la libertad. "La coparticipación es un tema crucial porque distribuís el dinero de los contribuyentes entre la Nación, las provincias y los municipios. La Argentina tiene un sistema muy perverso, que obliga a las provincias y a los municipios a ser serviles frente al poder central. Las obliga a renunciar a su autonomía y a seguir los lineamientos de quien ocupe del sillón presidencial", indicó esta mañana en diálogo con Marcelo Longobardi.

Para el analista político, la Argentina tiene postergada esta discusión hace 25 años porque "cuando los políticos no saben o no quieren resolver un problema, lo patean para adelante. Como pasó con el tema del default. Hay veces que prefieren seguir con los problemas y no solucionarlo".


"Cuando los políticos no saben o no quieren resolver un problema, lo patean para adelante", aseguró Berensztein.


En esta línea, Berensztein señaló que los gobernadores "ahora están apoyando la negociación con los holdouts, pero cuando estaba Cristina en el poder hacían exactamente lo contrario, porque ella no quería arreglar". "Ellos se adaptaban y tomaban sus decisiones en función de los caprichos del poder", enfatizó.

Por último, el especialista rescató que este gobierno tiene la vocación de acordar y de dialograr, pero que sin embargo, no ha llamado a un acuerdo amplio. "Prefiere una política más minimalista en vez de ir ambiciosamente a consensos más amplios durareros y sustentables", sostuvo.