Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Seis de cada diez empresas americanas evalúan invertir en lo que resta del año

Según una encuesta de Amcham, aguardan reformas estructurales, que el Gobierno postergó, para incrementar la cantidad de proyectos a mediano plazo

Seis de cada diez empresas americanas evalúan invertir en lo que resta del año

El Gobierno corrigió algunos desequilibrios macroeconómicos, lo que trajo optimismo en las empresas nucleadas en la Cámara de Comercio de Estados Unidos (Amcham), al punto que 58% de las firmas respondió que evalúa concretar algún proyecto de inversión en lo que resta del año, principalmente en logística y transporte (100%), servicios (77%), telecomunicaciones (75%) y retail (67%).

Sin embargo, existe preocupación porque el Gobierno hizo un rebalanceo de las prioridades para garantizarse gobernabilidad, y relegó las reformas para mejorar la competitividad sistémica. La situación genera incertidumbre para concretar inversiones a mediano plazo. Pero todavía predomina la confianza (77%), sobre todo entre las más grandes, en que el gobierno de Mauricio Macri las concretará, según una encuesta de la consultora Abeceb.

De acuerdo con los CEO consultados, los principales obstáculos para invertir son la inflación (que Abeceb estima en 19%, por encima de la meta oficial del 17%), las leyes laborales, la presión tributaria (se entiende que el Fisco necesita fondos para apoyar a una población altamente dependiente del Estado), el marco regulatorio, la infraestructura, el acceso al financiamiento, la oferta de mano de obra calificada (preocupa más poder contar con personal idóneo que las paritarias, que históricamente se cierran en dos o tres puntos reales) y las restricciones al comercio. Y en el caso de las pequeñas empresas, también las restricciones al comercio.

La duda entre los empresarios es si el Gobierno viró hacia políticas anticíclicas ante el almanaque electoral, al postergar la reducción del déficit fiscal y dificultar la política antiinflacionaria y la flexibilidad cambiaria, y por lo tanto estos inversores anticipan que tras las elecciones legislativas del año próximo se retomará el equilibrio de las cuentas públicas.

O si el desvío es permanente hacia una situación de restricción presupuestaria del sector público y mayor estímulo al consumo, con menor espacio para la inversión, y un tipo de cambio más bajo que desalienta las exportaciones.

Según explicó Alejandro Díaz, Ceo de Amcham, las expectativas por el cambio en la política económica son más positivas en las casas matrices que en los gerentes locales y varían sectorialmente. "Esperamos que se concreten los resultados de la transformación. Hay señales de que los cambios se van a dar, más allá de la velocidad, que dependerá de la gobernabilidad, de las demandas sociales y de las negociaciones políticas".

La muestra de que la preocupación es por el desvío de las reformas estructurales es que en la encuesta el tipo de cambio no aparece como un obstáculo, una preocupación de corto plazo, explicó Dante Sica, director de Abeceb.

La encuesta mostró una confianza alta (15%) y media-alta (62%) en que el Gobierno continuará con el rumbo inicial. El mayor optimismo se observa en los sectores de agronegocios, logística y transporte, servicios financieros y seguros. En cambio, un 37% de las empresas con facturación menor a $ 600 millones muestra una confianza media-baja y el escepticismo es mayor en los sectores retail y de telecomunicaciones.

Así es que decayó levemente la cantidad de empresas que evalúa inversiones este año. En este semestre impactó la incertidumbre en el marco regulatorio de energía y minería. En el primero, 61% había invertido, principalmente las más grandes (77%) y del sector logística y transporte (100%); telecomunicaciones, servicios financieros y energía (75%); servicios (71%), e industrias y retail (67%).