Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Seguridad reforzada para Obama, que firma acuerdos con Macri contra el terrorismo

Un presidente de los Estados Unidos encabeza la primera visita oficial después de 19 años. El relanzamiento de la relación bilateral será el eje de su visita. Por MARTÍN TORINO.

Seguridad reforzada para Obama, que firma  acuerdos con Macri contra el terrorismo

Con los atentados en Bruselas de fondo, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, llegó minutos después de la 1:00 del miércoles al aeropuerto internacional de Ezeiza, después de que el presidente Mauricio Macri tuviera que elevar el nivel de alerta de las fuerzas de seguridad para recibir al mandatario norteamericano.

El líder demócrata voló desde La Habana acompañado por su familia -su esposa Michelle, sus dos hijas y su suegra- en el Air Force One, que aterrizó unos 20 minutos después de lo previsto. Ya en suelo argentino, Obama y su familia fueron recibidos por la canciller Susana Malcorra y luego se trasladaron hacia la residencia de la Embajada de Estados Unidos en Buenos Aires.

Dentro de la comitiva están incluidos varias decenas de agentes del Servicio Secreto de los Estados Unidos, que se sumarán a los más de 300 uniformados que arribaron a Buenos Aires en los últimos días para preparar el esquema de seguridad y acordar el operativo conjunto con el Gobierno.

En el espacio aéreo argentino hubo más custodia: mientras la Casa Blanca asignó cuatro cazas F-16 para proteger a Obama, la Argentina sumó al operativo dos aviones Pucará y dos Pampa.

En la reunión de Gabinete de ayer, el presidente Macri ordenó elevar la alerta de fuerzas de seguridad y se estima que más de mil efectivos de la Policía Federal estarán abocados a su protección y tendrán respaldo de Gendarmería y Prefectura.

A pesar de la expectativa por la primera visita oficial de un mandatario estadounidense, desde que Carlos Menem recibió a Bill Clinton 19 años atrás -George Bush vino en 2004 para asistir a la Cumbre de las Américas en Mar del Plata-, la agenda podría no estar enfocada en la relación bilateral únicamente. Malcorra estimó ayer que la visita de Obama estará "teñida por el impacto de los atentados" en Bruselas y añadió que "esto impacta a la psicología social, es un golpe muy fuerte". De hecho, el precandidato presidencial republicano, Ted Cruz, reclamó a Obama que concluya su gira por Latinoamérica y regrese "manteniendo a su país seguro".

En el plano político, el anuncio de la Casa Blanca sobre la apertura de archivos de inteligencia y del Pentágono de la última dictadura militar será el punto más importante de la visita de Obama. En el cierre de su mandato, el líder demócrata busca acortar distancia con los sectores críticos de Latinoamérica que cuestionan el rol de Estados Unidos durante las dictaduras militares en la región. En esa línea, el mandatario llegará al país después de una histórica visita a Cuba y en Argentina honrará a las víctimas del terrorismo de Estado, el 24 de marzo, en el Parque de la Memoria.

El otro punto relevante es la cooperación en seguridad. Hoy a las 8 de la mañana, en la Cancillería, ambos países se comprometerán a "colaborar en el intercambio de información sobre terroristas", así como "reportar pasaportes perdidos y robados a Interpol".

El Gobierno considera la primera visita de Obama a Argentina como un fuerte apoyo a Macri, tal como definió la canciller Malcorra el último lunes. En la Casa Rosada cayeron muy bien los reproches del líder demócrata a la ex mandataria Cristina Fernández a quien tildó de "antiestadounidense".

Más allá de las reuniones con Macri, Obama estará en contacto con referentes de la oposición también, esta noche, durante la recepción en el Centro Cultural Kirchner. Allí participarán los gobernadores peronistas de Salta, Juan Manuel Urtubey, y de Entre Ríos, Gustavo Bordet. La nomina de políticos ronda los 400 invitados entre los que se encuentra los jefes de bancada del Senado y de Diputados del FpV, Miguel Angel Pichetto y José Luis Gioja, así como el jefe del Frente Renovador, Sergio Massa, que aún no confirmó su presencia; y los diputados por el bloque Justicialista Diego Bossio, Alejandro Snopek y Alberto Roberti.