Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Según el 66,3%, las paritarias deben ser moderadas para cuidar el empleo

El 66,3% de los encuestados en un sondeo realizado en exclusiva para El Cronista respondió que las negociaciones paritarias deberían cerrar con aumentos de sueldo "que no disparen la desocupación", mientras que el 27,3% consideró necesario que los trabajadores alcancen el "mayor aumento posible", y un 6,3% prefirió no responder. Las respuestas se enmarcan en un contexto de inflación creciente y de temor a la pérdida de puestos de trabajo, en medio del fuerte achicamiento del empleo público.
Además, consultados específicamente por el nivel de incremento que los trabajadores deberían conseguir en las negociaciones paritarias, el 39,8% de los encuestados respondió que ese aumento debería ser de entre 20 y 30 puntos porcentuales; el 26,4% respondió que el aumento debería ser de más del 40%; el 25,1% consideró que debería ser de entre 30 y 40%; el 8,2% evaluó que debería ser de menos del 20%; mientras que un 0,5% no respondió. Esas consideraciones fueron en línea con las expectativas de inflación que los encuestados expresaron en otra pregunta del sondeo (ver página 2).
Los datos surgen de una encuesta realizada por el Grupo de Opinión Pública sobre la base de 500 casos presenciales y telefónicos en Capital y el Gran Buenos Aires durante enero. La información se conoce en la antesala de la negociación salarial, que generó rispideces entre el Gobierno y los gremios, luego de que el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, mencionara un techo deseable para las paritarias del orden del 25%, a partir de las "medidas que el Gobierno va a tomar" sobre el Impuesto a las Ganancias y las asignaciones familiares. Ante el rechazo de algunos líderes sindicales, el funcionario aclaró que eso no es un "techo" sino un "marco".
En una línea similar, el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, había anticipado a comienzos de enero: "Los gremios verán si arriesgan salario a cambio de empleo".