Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Según Ecolatina, la presión tributaria bajó por primera vez desde 2002

De acuerdo con un informe de a la consultora, pasó de representar 32% del PBI en 2015 a 31,4% el año pasado. Aún así, advierte que "continúa en niveles muy elevados".

Según Ecolatina, la presión tributaria bajó por primera vez desde 2002

La presión tributaria entre impuestos nacionales y provinciales pasó de representar 32% del PBI en 2015 a 31,4% el año pasado, con los cambios dispuestos por el nuevo gobierno, aunque si se descuenta el blanqueo de capitales, ese porcentaje se reduce a 30,1%, estimó un informe de Ecolatina.

Así, la consultora destacó que la presión impositiva "bajó por primera vez desde 2002, a contramano del crecimiento constante registrado en los últimos años producto de la incorporación de nuevos tributos, la falta de actualización de las escalas impositivas en un contexto de elevada inflación, y el crecimiento en las alícuotas".

Ecolatina consideró que la presión tributaria "continúa en niveles muy elevados", al tiempo que advirtió que "aún es insuficiente para financiar el gasto". El informe indicó que "en 2015 se registró una presión tributaria récord: alcanzó 32% del PBI, trepando casi 14 puntos porcentuales respecto a 2002, cuando tocó 18,4%". "

La presión tributaria se retrajo en 2016, mostrando la primera reducción desde 2002. De todas formas, la estructura impositiva continúa teniendo las mismas características negativas previas: es distorsiva, regresiva, elevada en impuestos indirectos, al comercio y al trabajo, y reducida en el gravado de las propiedades y rentas", afirmó.

El análisis planteó también que la necesidad de reducir el déficit fiscal "le impone límites al gobierno a la hora de profundizar la baja de la presión tributaria". "El gobierno Nacional espera lograr un rojo primario de 4,2% del PBI, que, si bien es casi 1 punto porcentual del PBI más elevado que la meta anunciada inicialmente, implica una reducción frente al resultado del 2016. Lo cual no será sencillo de conseguir ya que este año es electoral y los recursos adicionales provenientes del blanqueo serán significativamente menores. Por ello, el margen para bajar la presión tributaria es mínimo", evaluó.

Asimismo, la consultora advirtió que la presión tributaria "pese a su elevada magnitud, aún es insuficiente para financiar el gasto (la recaudación sin blanqueo sólo cubrió 72% del gasto primario en 2016)".

En este contexto, Ecolatina sostuvo que "para este año no se esperan cambios significativos en la presión tributaria, pero se estima que las provincias reciban una mayor porción de los ingresos recaudados". "Si bien esto es positivo debido a la mayor federalización de los recursos, esto se hace a costa de un menor financiamiento del sistema previsional (ANSES). Esto puede ser compensado con rentas generales pero la manta es corta ya que se da un marco de elevado déficit fiscal", concluyó