Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Según Dante Sica, el triunfo de Trump traerá en el corto plazo volatilidad financiera

El director de ABECEB advirtió que eso encarecerá el crédito. Expresó además su “preocupación” por el discurso proteccionista del presidente electo de EE.UU, pero pidió “esperar a que designe su gabinete”.

Según Dante Sica, el triunfo de Trump traerá en el corto plazo volatilidad financiera

El economista Dante Sica analizó los alcances del triunfo de Donald Trump en los recientes comicios presidenciales en Estados Unidos en relación a la economía Argentina. Al respecto, evaluó que en el corto plazo habrá “volatilidad financiera que encarecerá el crédito”, mientras que consideró que el “un discurso de un mayor proteccionismo comercial” de parte de Washington genera “preocupación”.

El director de la consultora ABECEB señaló no obstante que que hay “esperar que designe su gabinete y defina las primeras medidas”.

Sica sostuvo que en el corto plazo, “el mercado financiero local va a sentir el efecto -del triunfo de Trump- con inestabilidad y activos de renta variable resintiéndose, especialmente los ligados a commodities”.

Sin embargo –evaluó-  tras los primeros cimbronazos, “el mercado debería tender a estabilizarse en un contexto en que sus condiciones dependen más de factores endógenos que exógenos”. 

En materia cambiaria, indicó que  con una curva de rendimientos en Estados Unidos más empinada podría verse limitado el influjo de capitales que el país ha venido recibiendo, presionando sobre la moneda doméstica, pero esto podría ser contrarrestado con el ingreso de fondos del blanqueo.

“De todos modos no debe perderse de vista que, si bien las necesidades fiscales en dólares de corto plazo están cubiertas y el Gobierno puede abstenerse por el momento de salir a colocar deuda, la eventual persistencia de condiciones financieras globales desfavorables no es una buena noticia ni para el sector público ni para el sector privado de un país que ha retornado recientemente a los mercados de crédito globales porque tiende a elevar el costo del financiamiento”, destacó. 

Sica explicó también que “la región no va a ser una prioridad para Estados Unidos”.“No hay amenazas urgentes ni desafíos significativos en la región que capturen la atención de Estados Unidos y en esto la Argentina entra en las generalidades de la ley. Al futuro gobierno no parece interesarle demasiado la integración regional”, subrayó.

En ese sentido, precisó que “la política de Estados Unidos se centrará principalmente en las relaciones bilaterales y en ese contexto, esperemos que la relación entre Argentina y EEUU, que se había reactivado desde la llegada de Macri, no se enfríe demorando los avances”.   

En lo comercial, si bien la participación de los Estados Unidos en las exportaciones e importaciones argentinas ha venido cayendo en forma sistemática, afirmó que “sigue siendo un socio comercial clave, tercero en importancia detrás de Brasil y China”.

Sica precisó que “aunque las promesas de Trump en el área comercial apuntan principalmente a México y China, es de esperar que el nuevo gobierno tenga una visión crítica sobre la apertura comercial en términos generales, poniendo potencialmente en riesgo el acceso a uno de los principales mercados de exportación de nuestro país”.

De todas formas, “el impacto podría ser considerable en algunos sectores. Aunque el mercado estadounidense no es tan relevante como en el pasado, sigue siendo clave para algunos productos alimenticios, como el azúcar, el jugo y el vino, y otros productos como el aluminio, algunos productos químicos y el petróleo crudo”.

Para el economista, la visión más proteccionista del presidente electo de Estados Unidos podría además hacer peligrar algunos avances que se han logrado en la agenda bilateral en los últimos meses; en particular, la apertura de los mercados de limones y carne, y la reciente decisión de evaluar la re-inclusión de Argentina en el Sistema Generalizado de Preferencias (SGP).

Por último, y en cuanto a las inversiones de Estados Unidos hacia la Argentina, es muy prematuro estimar cómo reaccionarán. “Si bien el flujo de inversiones no será independiente del avance o retroceso de la relación bilateral, Argentina tiene particularidades que la hacen atractiva (sobre todo vinculadas a sus déficit de infraestructura) y una vez resueltas algunas cuestiones regulatorias, abundarán los proyectos con retornos interesantes para las inversiones en nuestro país”, precisó el director de ABECEB.