Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Se fue Daniel Chaín y la Secretaría de Obras Públicas queda vacante

Cuestionado por demorar expedientes, el amigo presidencial renunció ayer. Sin reemplazante, se delegarían su firma a las subsecretarías para agilizar las obras

Chaín se despidió y anticipó que se dedicará a la actividad privada

Chaín se despidió y anticipó que se dedicará a la actividad privada

Mientras todavía resonaban los ecos de la renuncia de Carlos Melconian al Banco Nación, se oficializó ayer otra baja en el Gobierno, una salida preanunciada. "A través de este medio, comunico que he dejado la secretaría de Obras Públicas de la Nación, cargo en el que fui designado por el Presidente de la Nación", puso Daniel Chaín en su cuenta Twitter. Y cerró el mensaje de despedida: "Ha sido una experiencia extraordinaria. A partir de ahora, regreso a la actividad privada". Su cargo, por ahora, quedará vacante.

Tal como adelantó ayer El Cronista, había llegado el Día D para el ahora ex funcionario: después de sus vacaciones, Chaín tenía agendada una reunión con su jefe en los papeles, el ministro del Interior Rogelio Frigerio, para sellar su partida, una renuncia que ya se había filtrado en diciembre.

En la Casa Rosada intentaban maquillar la baja, la cuarta relevante en el Gabinete en un mes, como "consensuada" y "por motivos personales". Lo cierto es que Chaín venía siendo blanco de críticas internas por supuestas demoras en el recorrido de los expedientes de obras, algo que en este año electoral el macrismo considera clave. De esta forma, era resistido tanto por Frigerio como por el Jefe de Gabinete, Marcos Peña. "No trabaja en equipo", resumían. Repetida queja que ya habían sufrido otros renunciados como Isela Costantini (Aerolíneas Argentinas) y Alfonso Prat Gay (Economía).

Pero a diferencia de otros caídos en desgracia, Chaín es amigo de Mauricio Macri. No sólo lo acompañó en sus gestiones al frente de la Ciudad como ministro de Desarrollo Urbano sino que es un arquitecto forjado en Socma, el holding de la familia presidencial. Es más, la presencia del Jefe de Estado en el casamiento de su hijo, en noviembre pasado, había servido para disipar los rumores de renuncia que ya entonces lo acosaban.

A pesar de ser una salida poco sorpresiva, con meses para allanar el terreno, el Gobierno por ahora no designará su reemplazante. "El Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda se encuentra en una etapa de reordenamiento y reestructuración de sus áreas, con el objetivo de mejorar la eficiencia y resolver los problemas de agua potable, cloacas, vivienda y hábitat en todo el país", informó ayer un comunicado oficial. Y culminaba: "En ese sentido, y por el momento, la Secretaría de Obras Públicas quedará vacante".

La alternativa de funcionamiento institucional, al menos por los próximos meses, en la antesala de las legislativas, sería delegar su firma en sus subsecretarios, de Obras Públicas y de Recursos Hídricos. De esta manera, en la cartera de Frigerio buscar agilizar los trámites para licitar e iniciar los trabajos de obras para mostrar en los comicios.

La renuncia de Chaín, según especulaban ayer voceros oficiales, generaría un efecto dominó en el directorio de la empresa estatal Aguas y Saneamientos Argentinos (Aysa). Uno de sus integrantes es, por ahora, como vicepresidente, Alejandro César Vivone, ex secretario privado del saliente funcionario durante su gestión porteña.