Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Se complica la situación de Rafecas en Magistratura, que investiga tres denuncias

Cuestionado por no abrir la presentación de Nisman contra Cristina por AMIA, también lo acusan por ‘dormir’ la causa de José López. El rol clave de Mahiques, un consejero del PRO

El juez federal Daniel Rafecas, en la mira de Magistratura por su trabajo

El juez federal Daniel Rafecas, en la mira de Magistratura por su trabajo

Las últimas apariciones en los medios del juez Daniel Rafecas surgieron como una respuesta a las críticas que recibió en el último mes por su accionar en la denuncia que presentó en enero de 2015 el fiscal Alberto Nisman contra la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner por encubrimiento contra Irán en la causa AMIA. Desde que la presentación recayó en su juzgado, Rafecas se negó varias veces a abrir un expediente por considerar que no existía delito a investigar. Y ello le valió la apertura de dos procesos en su contra en el Consejo de la Magistratura, que lo tiene en la mira desde principios de año y que, si logra conseguir los dos tercios de votos necesarios, puede acelerar los pedidos de juicio político contra el juez.

Tras jurar en 2004 como juez federal, Rafecas se consolidó como uno de los jóvenes jueces más valorados en el ambiente. Su primer inconveniente serio lo tuvo en 2012, cuando se develó que había intercambiado mensajes de whatsapp sobre el curso de la causa Ciccone, que él instruía, con un abogado vinculado al caso. El socio del ex vicepresidente Amado Boudou, José María Núñez Carmona, lo denunció y logró correrlo de la investigación. El Consejo de la Magistratura estudió el caso y el año pasado archivó la denuncia.

Pero pasó poco tiempo y Rafecas quedó enmarcado en un contexto aún más complicado por desestimar la denuncia de Nisman. La muerte del fiscal, en circunstancias que todavía no se esclarecieron, generó sospechas de un asesinato a raíz de esa presentación que había hecho y que involucraba a la entonces Presidenta. Al desestimarla en dos oportunidades, Rafecas se ganó el cuestionamiento de pares y de diferentes personalidades de la sociedad, que a principios de mes presentaron una solicitada en los medios para que sea destituido. "Un juez penal no puede abrir una causa sin que haya un delito en el pedido de denuncia y eso es el déficit que advertí en la presentación de Nisman", dijo Rafecas en el programa de Mirtha Legrand, en Canal 13.

En Magistratura hay tres causas que comprometen al juez de 47 años. Por la presentación de Nisman a la que no dio curso, le apuntaron la diputada Elisa Carrió y también el ex presidente de la AMIA Waldo Wolff. Aunque hay una tercera denuncia contra el juez, iniciada por la diputada radical Carla Carrizo, en la que se lo acusa por "negligencia grave" al, presuntamente, evitar avanzar en la causa por enriquecimiento ilícito que comenzó contra el ex secretario de Obras Públicas José López en 2008 y que recién tuvo novedades una vez que el ex funcionario apareció en junio en General Rodríguez intentando ocultar bolsos con u$s 9 millones.

Ese escenario pone a Rafecas en riesgo en el Consejo, que debe reunir nueve votos para promover un pedido de jury en su contra. Los dos consejeros que instruyen las denuncias por el caso Nisman responden a la Unión Cívica Radical: el senador Ángel Rozas y el diputado Gustavo Valdés. Ambos representan votos adversos para el juez, casi con seguridad, ya que la UCR nunca le perdonó el procesamiento que dictó contra el ex presidente Fernando de la Rúa en la causa por los sobornos en el Senado, de la que luego fue sobreseído en el juicio oral y público.

Si bien es prematuro aún iniciar un cálculo, los jueces y los abogados del cuerpo, cinco en total, también impulsarían un pedido de jury contra Rafecas, al que se sumaría el diputado del PRO Pablo Tonelli. Un eventual noveno voto, para alcanzar los dos tercios que hacen falta en un plenario, lo debería aportar Juan Bautista Mahiques, el representante del Ejecutivo en el Consejo. Según pudo saber El Cronista, Mahiques es amigo desde joven de Rafecas y busca evitar opinar sobre el futuro del juez. En el macrismo creen que, llegado el momento, deberá hacerlo, lo cual puede generar ris pideces con el consejero.

Más notas de tu interés

Comentarios1
Roberto Rosales
Roberto Rosales 26/09/2016 07:34:03

Si los jueces no imparten justicia... recibirán justicia.