Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Se cierra el laberinto de la corrupción K y Cristina corre el riesgo de quedar atrapada

Imagen de FERNANDO GONZALEZ

por  FERNANDO GONZALEZ

Director Periodístico

3

El laberinto de la corrupción K comenzó a cerrarse y sólo hay que esperar cuántos son los incautos que van a quedar adentro. El sábado temprano la Policía fue a Córdoba para buscar a Ricardo Jaime, el secretario de Transporte de Néstor Kirchner que cambió sus zapatos gastados por mansiones, aviones y una vida de lujo comprando desechos ferroviarios a precio de joyas tecnológicas. Desde ese día está preso y delante de los jueces sólo repite la misma letanía: "Yo cumplía directivas de Néstor y de Cristina".

Pero a la conmoción del fin de semana ayer le siguió una tormenta mayor. Apenas descendido de un avión privado en el aeropuerto de San Fernando, la Justicia mandó a detener a Lázaro Báez. Es el empresario que los Kirchner pusieron de gerente en el Banco Nación de Santa Cruz hace un cuarto de siglo. El que armó la constructora nueve días antes que llegaran a la Casa Rosada para quedarse con lo mejor de la obra pública patagónica. El que llenó con los nombres de sus empleados las facturas de los hoteles vacíos del matrimonio. El amigo confiable. El protector de Máximo. Y el que construyó el mausoleo donde descansan los restos del ex presidente. Báez fue siempre el protagonista del imaginario de las valijas repleta de euros y al que fueron a buscar cuando las pantallas indiscretas de la TV mostraron a su hijo y a todos sus secuaces contando billetes y brindando con whisky en La Rosadita.

Todo sería una anécdota más del país adolescente si no hubiera por delante dos indagatorias para el ex ministro Julio De Vido y una declaración como sospechosa de Cristina para el 13 de abril. Si ayer no hubiera reaparecido el venezolano Antonini Wilson para contar que fue de aquellos 800 mil dólares que llevaba en su valija misteriosa del 2007. El cerco se va cerrando. Se arma el rompecabezas. Si hasta Mauricio Macri logró que su polémica mención en el Panamá Papers pasara un rato al segundo plano.

Los corruptos nunca van presos en la Argentina dice el inconsciente colectivo. Pero el mito comenzó a derrumbarse hace cinco días. Y todavía falta saber hasta dónde llega la profundidad de la estocada.

Más notas de tu interés

Comentarios3
Alfredo Federico
Alfredo Federico 06/04/2016 03:16:06

sr periodista: y el tema macri y su gavilla todos con algo en panama no merece mencion? tiene verguenza usted?

Oscar Aquino
Oscar Aquino 06/04/2016 12:25:35

Los politicos deben exterminarse de una vez.El ser humano sano, NO necesita que NADIE lo gobierne, por ser inteligente por si mismo.

Oscar Aquino
Oscar Aquino 06/04/2016 12:22:17

Hace 4 años escribi en mi camioneta:"TU VOTO PUEDE CONVERTIR LADRONES EN POLÍTICOS"...y hoy suena con mas fuerza...tenia razón no?algunos me escrachaban,jaja