U$D

DOMINGO 24/03/2019

Salvo para bancos, se habilitó en la práctica el ajuste por inflación

La IGJ para las sociedades y fundaciones de la ciudad de Buenos  Aires y la CNV para las empresas que cotizan en Bolsa, salvo los bancos, lanzaron en la práctica el ajuste por inflación contable. La norma del BCRA en igual sentido va a esperar.

Salvo para bancos, se habilitó en la práctica el ajuste por inflación

La Inspección General de Justicia (IGJ) y la Comision Nacional de Valores  (CNV) dictaron sendas resoluciones que permitirán la presentación de balances ajustados por inflación sólo en materia contable para ejercicios que cierren a partir del 31 de diciembre pasado. Así, podrán presentar información contable en moneda homogénea todas las sociedades radicadas en la ciudad de Buenos Aires y las empresas que cotizan en Bolsa, pero no las entidades financieras.

Una incógnita es qué pasará con las sociedades radicadas en la provincia de Buenos Aires, cuyo Consejo Profesional de Ciencias Económicas no aceptó todavía las normas de la Federación Argentina de Consejos Profesionales de Ciencias Económicas (Facpce) para generalizar el ajuste por inflacion  del balance contable, aunque no se pueda actualizar el impositivo todavía por cambios legislativos de último momento.

Tampoco el Banco Central de la República Argentina (BCRA) emitió la norma correspondiente para las entidades financieras porque hay preocupación en el sector sobre qué implicancias tendría el ajuste por inflación en el patrimonio de los bancos y en la ganancia computable.

El presidente de la Federación, José Luis Arnoletto, comentó que las resoluciones de IGJ y CNV se emitieron luego de un trabajo en conjunto con los cuerpos técnicos de los entes públicos y que se logró no agregar más conflictos a lo conflictivo que ya será el propio ajuste por inflación.

Sin embargo, Arnoletto confió que las conversaciones con los cuerpos técnicos del BCRA continuarán todavía por algún tiempo antes de que los bancos se vean obligados también a practicar el ajuste por inflación, como han exigido los entes internacionales de auditores el año pasado, cuando declararon que la Argentina dejó de ser un país estable para ser un país hiperinflacionario.

Un punto en el que lograron coincidir las normativas de la Facpce con las de IGJ y CNV es en qué hacer con los balances cerrados desde junio de 2018 hasta diciembre del año pasado.

Arnoletto explicó que la Federación admitió que no se presenten ajustados esos estados contables, pero siempre que se consigne esa circunstancia en nota para admitir las normativas que llegaron desde el exterior. En tanto, la CNV y la IGJ admitieron la aplicación anticipada para los balances que sean presentados a partir del 29 de diciembre pasado.

La Resolución de la IGJ es la 10/2018 y la de la CNV la 777/2018, y ambas fueron dictadas el 28 del mes pasado.

La Resolución General 777 de la CNV se emitió para receptar los estados financieros confeccionados en moneda constante, estableciendo de manera adicional a las normas contables aplicables en la reexpresión de estados contables, disposiciones sobre ajustes por inflación y regulando en particular cuestiones específicas sobre absorción de pérdidas acumuladas, decisiones sociales relacionadas, distribución de utilidades y reseñas informativas, dijo un boletín del Estudio Beccar Varela.

Arnoletto explicó que las resoluciones de los dos organismos confirman que no se podrá rever por medio de asambleas societarias temas retroactivos, como el valor de los dividendos que fueron repartidos en años anteriores en los que no se ajustaron los resultados por inflación.

Las entidades emisoras sujetas a la fiscalización de la CNV deberán aplicar el método de reexpresión de estados financieros en moneda homogénea de conformidad con las NIC 29 (normas contables internacionales) o la RT 6 de la Facpce, según corresponda. Las guías orientativas de la Facpce podrán ser utilizadas para cuestiones no tratadas específicamente.

La aplicación de las normas que regulan la reexpresión de los estados financieros será obligatoria para aquellos estados financieros (sean anuales, por períodos intermedios o especiales) que cierren a partir del 31 de diciembre de 2018, inclusive, admitiéndose la aplicación anticipada para los que sean presentados a partir del 29 de diciembre de 2018, puntualizó el Estudio Beccar Varela.

Los estados financieros preparados conforme lo dispuesto en la Resolución 777 deberán ser susceptibles de las aprobaciones societarias correspondientes, y en concreto, la distribución de utilidades, deberán ser tratadas en la moneda de fecha de celebración de la asamblea de accionistas mediante la utilización del índice de precios correspondiente al mes anterior a su reunión, precisó la CNV.

Andrés Zarauza, de MR Consultores, comentó que estipular que se debe utilizar la fecha del acta de asamblea de accionistas para reexpresar las distribuciones de utilidades (mes anterior), es una importante aclaración porque a nivel profesional hay posturas antagónicas.

La Resolución de la CNV aclara que sus normas no son aplicables a entidades financieras, compañías de seguros, cooperativas, asociaciones mutuales ni a las asociaciones civiles, quienes se regirán por las normas que establezcan sus respectivos organismos de contralor.

Por su parte, la Resolución 10° de la IGJ establece que "los estados contables correspondientes a ejercicios económicos completos o períodos intermedios, con excepción de los confeccionados por entidades comprendidas en regímenes legales sujetos a fiscalización especial, deberán presentarse ante este organismo en moneda homogénea".

Y agrega: "A los fines de la reexpresión de los estados contables se aplicarán las normas emitidas por la Facpce y adoptadas por el Consejo Profesional en Ciencias Económicas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Cpcecaba)".

Andrés Zarauza, de MR Consultores, comentó que de este modo la IGJ adopta las simplificaciones de la Resolución C.D. 107/2018 del Cpcecaba, aprobadas el 10 de octubre pasado, al adoptar la Resolución 539/2018 de Facpce, que es la que comenzó todo este proceso que culmina con la aplicación en la práctica del ajuste por inflación contable.

En efecto, la historia que se dispara con estas dos resoluciones de IGJ y CNV comenzó en octubre con la resolución 539/2018 de la Facpce, que estableció que se superó el límite de inflación y que se deberán indexar los balances desde el 1 de julio, lo que se hará con el IPC (Indice de Precios al Consumidor) Nacional.

La Federación publicó un índice que es un empalme entre el IPIM (Indice de Precios Internos al por Mayor), que era el indexador que pedían las normas hasta hace pocas semanas, para que en adelante se utilice el IPC Nacional. La CNV adopta este índice como propio.

La Resolución 539/2018 de la Facpce determinó que se superó el 100% de inflación en los últimos tres años que piden las normas internacionales y nacionales para la reexpresión de los balances en moneda constante.

Como el ajuste por inflación de los estados contables es algo que no se hace desde 1991, la resolución 539 encomendó a una comisión interna Cencya que elabore guías de aplicación, dicte capacitaciones, y analice el marco legal vigente que todavía prohíbe a los organismos públicos a recibir balances ajustados por inflación.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés