U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Rige el seguro de caución para automotrices

Martín Etchegoyen, secretario de Industria

Martín Etchegoyen, secretario de Industria

En un escenario en el que dos de cada tres autos que se patentaron en el país en 2017 fue importado por alguna de las automotrices radicadas en Argentina, el Gobierno decidió intervenir y precisar condiciones —aún pendientes— que rigen el acuerdo automotriz con Brasil, que explica gran parte del desbalance comercial sectorial. 

A través de la resolución 20-E/2018 de la Secretaría de Industria y Servicios, publicada ayer en el Boletín Oficial, el Gobierno especificó la fórmula de cálculo del “flex” contemplado en el Acuerdo sobre la Política Automotriz Común (PAC) entre Argentina y Brasil, renegociado a mediados de 2016. Desde hacía varios meses se venía hablando de la instrumentación de garantías o un seguro de caución por parte de las terminales, para respaldar los eventuales desvíos en el flex, pero faltaban precisiones al respecto. 

Además, se dictó la resolución 21-E/2018, también publicada en el Boletín Oficial, que habilita a las terminales que tienen excedentes (no llegan a cubrir el flex con sus importaciones) a ceder ese crédito a otras automotrices. Vencido el plazo de aplicación del PAC y contabilizado ese crédito, se determina el excedente de cada terminal según la fecha de despacho de importaciones informadas oportunamente por la Dirección General de Aduanas, tras lo cual deben ejecutarse las garantías.

Esto se aplicará “en el supuesto de que al finalizar el período establecido en el último acuerdo, el resultado del intercambio global sea superior a 1,5”, explicaron fuentes del Ministerio de Producción. En los próximos días, la Secretaría de Industria notificará a la Aduana los montos de garantías que deberán constituir las terminales, correspondientes al período julio 2016 -junio de 2017. 

El acuerdo automotriz con Brasil se renegoció en junio de 2016 y tiene vigencia hasta el 30 de junio de 2020. Establece arancel cero para el intercambio comercial entre ambos países, con un “flex” (desvío) de 1,5 dólares por cada dólar que se exporta entre Argentina y Brasil. En la práctica el mayor flujo de vehículos en los últimos años parte de las terminales brasileñas hacia nuestro país, y desde hace meses el flex es superado ampliamente. 

Según datos de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa) durante el año 2017 las terminales locales exportaron 209.587 vehículos entre autos y utilitarios comerciales livianos (hasta 1500 kg de capacidad de carga). Pero el atentamiento de vehículos alcanzó en todo 2017 las 900.942 unidades, de acuerdo al último relevamiento de la Asociación de Concesionarios de la República Argentina (Acara). Con ese nivel de patentamientos y exportaciones cercanas a 210.000, los vehículos importados superaron las 638.000 unidades, esto es, casi dos de cada tres vehículos vendidos en la Argentina.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar