Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Riesgos y oportunidades del escenario externo, de cara a 2017

El crecimiento de la economía Argentina también está influenciado fuertemente por las decisiones que toman los países primermundistas. Tasas, crecimiento, exportaciones, petróleo y commodities los temas claves a nivel mundial.

por  GUSTAVO REYES

Economista Fundación Mediterránea

1
Riesgos y oportunidades del escenario externo, de cara a 2017

Una de las buenas noticias del panorama internacional es que buena parte de los riesgos que se vislumbraban hasta hace un año, en general han disminuido. Los principales temores hace un tiempo atrás, estaban dados por los efectos no deseados que pudiera tener el inicio del proceso de normalización en las tasas de interés de corto plazo en USA (que eran casi nulas). Esta expectativa había determinado un preocupante derrumbe en los mercados accionarios a lo largo de gran parte del 2015.

Por otro lado, existía también una gran preocupación sobre la velocidad con que la economía de China iba a desacelerar su crecimiento fruto del inevitable rebalanceo que debía afrontar su economía (reducir la sobre-expansión en la inversión y estimular el consumo interno). El tercer riesgo era la dinámica de los precios de las commodities.

En gran parte del 2015, estos precios habían estado cayendo bruscamente como  consecuencia de los dos riesgos anteriores.

Con los ojos puestos en noviembre del 2016, el comienzo del proceso de subas en la tasa de interés de corto plazo en USA se inició con todo éxito y resultó hasta ahora más gradual de lo esperado. Los mercados financieros asimilaron este pequeño ajuste perfectamente y se estabilizaron. Por otro lado, China, profundizó su rebalanceo y el 2016 va a terminar con un aterrizaje muy suave en su tasa de crecimiento. Por último, al disminuir los temores recién analizados, el precio de las commodities también terminó estabilizándose.

¿Cómo cierra el 2016?

A pesar de este contexto de reducción en los riesgos pasados, las estimaciones de crecimiento para el 20162  muestran que el mundo crecería un poco menos que en 2015, desacelerándose desde el 2.6% al 2.2% anual respectivamente. Entre los países avanzados, la reducción más relevante en el crecimiento es la que se produciría en USA y en la zona del Euro que bajarían sus tasas de expansión desde el 2.6% al 1.6% (USA) y del 2% al 1.6% (zona del Euro). Por el lado de las economías emergentes, se destacan la recesión de Brasil (caería cerca del 3.3% en 2016) y la de Rusia (se contraería un 0.8%). La caída de la economía de Brasil ha afectado fuertemente el promedio de crecimiento de los países comercialmente “socios” de Argentina que se expandiría en 2016 en solamente 0.9% (menos de la mitad del crecimiento promedio mundial).

Las perspectivas para 2017

Más allá de los citados problemas, los pronósticos económicos del 2017 muestran un cambio positivo en el margen de la expansión mundial (del 2.2% al 2.5%) fruto de la mejora tanto de algunas economías avanzadas como emergentes.

Entre las economías más avanzadas, USA aceleraría su expansión económica (del 1.6% al 2.3%) pero tanto UK como el bloque de economías atadas al Euro desacelerarían sus tasas de crecimiento (del 1.8% al 1.1% y del 1.6% al 1.4% respectivamente).

En el bloque de economías emergentes, se destaca la mejoría de al menos dos de las economías más grandes, que durante 2017 saldrían lentamente de los duros procesos recesivos que han enfrentado en los últimos años. Es el caso de Brasil y Rusia, cuyas tasas de crecimiento económico pasarían del -3.3% al 0.5% y -0.8% al 1.1% respectivamente.

Los Riesgos

Más allá de la actual tranquilidad de los mercados financieros debido a las expectativas de una muy leve suba en las tasas de interés de corto plazo de USA, el riesgo de una suba mayor a la esperada siempre está latente con sus efectos adversos sobre la disponibilidad de crédito para las economías emergentes y sobre el precio de las commodities.

El factor que podría gatillar una suba en las tasas de USA superior a las esperada es que la inflación en dicho país se acelere. Si bien actualmente la misma se encuentra bastante por debajo del promedio histórico (1.5% vs 2.7% anual), el denominado “Core-inflation” se encuentra en niveles muy similares a los históricos (sept-16: 2.2% vs 2.3% - histórico). Estos niveles del “corazón” de la inflación son los que no permiten descartar totalmente la posibilidad que la inflación pudiera acelerarse en USA en algún momento a lo largo del 2017 y gatillar un aumento en la tasa de interés superior al previsto por los mercados.

El segundo riesgo está dado en que pueda alterarse, en algún momento, el aterrizaje suave que está realizando la economía de China. Si bien esto no se espera para 2017, de acuerdo a algunos analistas, un aterrizaje brusco sí podría ocurrir durante 2018.

Buena parte del “softlanding” que está realizando la economía de China ha estado influido por una expansión difícil de sostener por mucho tiempo tanto del gasto público (pasó del 22% del PBI en 2008 al 30% en 2015) como del crédito interno. Ambos financiados en parte con una aceleración de la emisión monetaria también difícil de mantener por mucho tiempo sin consecuencias negativas en términos de la inflación (medida como M2, el ritmo de expansión monetaria pasó del 15% anual en 2015 al 25% en el tercer trimestre del 2016).

A partir de la difícil sostenibilidad en el tiempo de estas “herramientas” para el “softlanding”, se espera que en 2018, las autoridades económicas de China comiencen a subir sus tasas de interés (restringiendo la emisión monetaria). Esto desaceleraría el consumo y llevarían a una reducción en el crecimiento económico desde el 6% del 2017 al 4% en 2018. Esta fuerte desaceleración de China para el 2018 claramente implica riesgos crecientes para la dinámica de los países altamente dependientes de la economía de este país y probablemente también del precio de las commodities.

Finalmente, el último riesgo proviene del menor crecimiento potencial del mundo fruto de la desaceleración de la inversión y del crecimiento de las políticas proteccionistas. En este sentido, tanto la dinámica de las negociaciones que tome el Brexit como los resultados de las elecciones presidenciales en USA pueden aumentar o reducir dichos riesgos.