U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Retenciones: la soja pagará ahora el 28,5% y los cereales, el 11%

Los nuevos derechos de $ 3 o $ 4 por cada dólar exportado implican una tasa en torno a 11% para trigo y maíz, A la soja se le agregan unos diez puntos porcentuales a la alícuota de 18%

Con las retenciones, esperan sumar $ 280.000 millones extra en 2019

Con las retenciones, esperan sumar $ 280.000 millones extra en 2019

El Gobierno utilizó una salida "creativa" para sumar ingresos en medio de la crisis y ayudar a cerrar las cuentas públicas en pos del objetivo de lograr el equilibrio fiscal 2019. Si bien el presidente Mauricio Macri insistió que las retenciones son "un impuesto malísimo" y que van en contra de la intención de reforzar las ventas al mundo, pidió la comprensión del "sector más competitivo del mundo", por el agro local, y de los otros para poder paliar la tormenta.

Tras ese mensaje, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, presentó las medidas que generalizan los derechos de exportación para todos los productos, a través de una tasa de $ 4 o $ 3 por dólar exportado, según el agregado de valor que tenga el producto. Remarcó que con estos derechos se conseguirán $ 68.000 millones extra este año y 280.000 millones en 2019.

Además, reforzó el adelantamiento de la promesa presidencial de bajar las retenciones a la soja. Ahora estarán en 18%, el nivel al que llegarían en diciembre de 2019. Con ese nuevo piso, se suma la otra tasa fija, por lo que el derecho actual para el producto estrella argentino se ubica en torno a 28,5%, mientras sus derivados -con mas agregado de valor- oscilan en el 26%. En tanto, los cereales, como el trigo y el maíz, hasta ahora exentos de la alícuota tributarán un 11%, todo atado al tipo de cambio.

"Si hubiera quedado el esquema de baja gradual como estaba, con la soja en 25,5% y los derivados en 23% el impacto sobre el complejo soja iba a ser excesivo", remarcó Dujovne. Un cálculo rápido le pone un número más temible si eso hubiera sucedido: una alícuota en 35%, como la de la era K.

El esquema que armó el Gobierno para reinstaurar los derechos de exportación "transversales y temporales" hasta 2020 tiene como eje que la nueva alícuota depende del tipo de cambio pesará de distinta manera de acuerdo con el nivel de la divisa (se licua por inflación y la devaluación).

Se espera que el derecho de necesidad de urgencia (DNU) que ponga en marcha las nuevas retenciones se publique hoy en el Boletín Oficial. Ayer por la tarde se terminaban de definir los detalles sobre el valor que se tomará para aplicar los descuentos. "La idea es que sea un sistema sencillo, práctico y transparente", reforzaron desde las oficinas gubernamentales.

"Es una medida muy creativa. La ley pareja no es rigurosa. Son 3 o 4 pesos que servirán para ayudar a equilibrar las cuentas en un año", comentó a El Cronista el ministro de Agroindustria, Luis Etchevehere, que además aprovechó para confirmar su continuidad en el Gobierno en mismo lugar pero con cargo de secretario, en el marco de los cambios en la configuración del gabinete que definió Macri.

"Es momento de acompañar, independientemente del título que se tenga. Es un compromiso que tenemos en este equipo de trabajo, con mucha dedicación, y si hay errores, se trabajará el doble", planteó Etchevehere.

La incidencia del nuevo gravamen dependerá del nivel de tipo de cambio del momento. En la medida que se incremente la paridad, el peso relativo de la carga tributaria irá cediendo proporcionalmente y viceversa, planteó Eugenio Irazuegui, del área de Research de la corredora de granos Zeni. Así, sobre la base del tipo de cambio al cierre del viernes ($ 36,65 por dólar), el descuento de $ 4 por dólar exportador representaría "una retención" de 10,9 %.

En el caso del complejo soja, la alícuota baja a 18 % tanto para el poroto sin procesar como para las harinas y aceites. Con la nueva carga, según agregado de valor que sea, pagaría un total de 28,9 % para la soja sin procesar y en torno a 26,5% para los subproductos.

"En los hechos funciona como una suerte de desdoblamiento cambiario", comentaba un analista.