Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Renunció Fein y crean grupo especial para causa Nisman

La fiscal Viviana Fein, quien hasta diciembre estuvo al frente de la investigación de la muerte de su colega Alberto Nisman, presentó su renuncia e inició los trámites para jubilarse. Fuentes judiciales dijeron que la Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, aceptó su dimisión a fines de la semana pasada, al tiempo que autorizó que un grupo de fiscales federales a cargo de Eduardo Taiano, lleve adelante la investigación sobre la muerte de Nisman, tras su traspaso a la justicia federal.
Fein ya había anunciado que dejaría su cargo cuando terminara su actuación en la causa Nisman, de la cual fue desplazada por la jueza de Instrucción Fabiana Palmaghini, quien luego se declaró incompetente. Desde la misma noche de la muerte del fiscal, Fein estuvo once meses a cargo de la investigación durante los cuáles ordenó un sinnúmero de peritajes técnicos sin encontrar "constancias indubitables" de que Nisman hubiera sido asesinado, pero tampoco suicidado, según dejó sentado en sus resoluciones. Esa negativa a aceptar el asesinato le generó un áspero enfrentamiento con la querella representada por la madre de las hijas de Nisman, la jueza federal Sandra Arroyo Salgado, quien siempre sostuvo lo habían matado por su actividad.
Cuando se desprendió del caso para que pase a la justicia federal, Palmaghini tampoco aceptó la hipótesis unívoca del crimen.
Con el apoyo del fiscal Ricardo Sáenz, la Cámara del Crimen aceptó que Nisman podría haber sido muerto "por su actividad" y remitió el voluminoso expediente de veinte mil fojas al juez federal Julián Ercolini, quien resultó sorteado en un procedimiento que despertó las sospechas del titular de la Cámara Federal porteña, Martin Irurzum, y le hizo pedir una investigación.