Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reforma de la bonaerense: pesará el rol del comisario y habrá ascenso por mérito

Entre otras cosas, los comisarios deberán presentar una declaración jurada patrimonial. Sospechan que hay efectivos que manejan sin registro y habrá capacitación

Con varias denuncias sobre la herencia recibida en la fuerza, el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo, firmó ayer una resolución para "dar un paso más en la optimización del plan integral de seguridad", tras haber anunciado durante el fin de semana la idea de avanzar en reformas importantes en la Policía Bonaerense. Una de las más relevantes será la obligación de los comisarios de presentar una declaración jurada con su patrimonio. También
"No se les enseña a manejar los patrulleros. E incluso estamos haciendo un relevamiento para ver si todos tienen el registro habilitante. Porque eso es lo que encontramos", denunció en radio Continental el funcionario de María Eugenia Vidal, revelando que hay efectivos que conducen los coches hasta sin el carnet de conducir. La sospecha cae sobre las tres muertes producidas en los últimos meses por accidentes de tránsito provocados por patrulleros, dos en San Martín y otra en La Matanza.
Tras un traspaso en teoría ordenado con su antecesor, el intendente de Ezeiza Alejandro Granados, Ritondo lanzó ayer varias acusaciones: "Nos encontramos primero con una policía a la que le faltaba capacitación, con una estructura burocrática muy grande para su funcionamiento, que utiliza cuatro tipos de armas de fuego distintas, lo que es difícil para la instrucción, y con patrulleros con falta de mantenimiento y falta de capacitación del personal en la conducción", explicó.
Entre otras cuestiones, la resolución que firmó ayer el ministro (119/2016) disminuye de 40 a 26 las Superintendencias Generales y las Superintendencia de Seguridad, que pasan de 17 a 8 las Superintendencias de Zona, mientras que las Jefaturas Departamentales disminuirán de 74 a 32. Asimismo, informó la cartera, se "jerarquizará el rol del comisario". Esto ya es criticado por lo bajo desde la oposición, ya que la reforma anterior buscó precisamente quitarle poder a los jefes policiales; al igual que genera ruido la nueva atomización de una fuerza cuando la anterior idea era descentralizarla.
En términos generales, la reforma eliminará estructuras acusadas de burocráticas: así, volverán las DDI (Direcciones de Investigaciones) mientras que desaparecerán los Comandos de Prevención Comunitaria (CPC) sciolistas, que serán reemplazados por Comandos de Patrullas. Y se bajará la cantidad de escuelas de Policía que pasarán de 22 a solamente tres. "No habrá una purga, los efectivos afectados serán reubicados", confiaron fuentes de Seguridad.
Con respecto a las policías locales, se pasará de 6 a 9 meses de formación inicial, y habrá una "transferencia progresiva" con recursos a los municipios. Esto último no se puede hacer por resolución, admitieron en el ministerio. Incluso era la idea original que intentó aprobar el sciolismo pero el massismo frustró el debate parlamentario: por lo que Ritondo deberá enviar un proyecto de ley a la Legislatura para llevarlo acabo.
En cuanto al formato de ascensos, Vidal quiere que sean por méritos para que haya premios y castigos, al tiempo que se van a restituir las juntas de evaluación para ascensos. Con respecto a Asuntos Internos, habrá una conducción civil y una unidad independiente de investigación y se implementará una auditoría interna de legajos y carpetas médicas para evitar las "masivas licencias" de los uniformados.