Rechaza la CGT incluir la reforma laboral en el diálogo con la UIA

Representantes de ambas entidades volverán a reunirse esta semana. Entre los gremios insisten en que la prioridad del diálogo social debe ser la búsqueda de medidas para salir de la crisis.

Las negociaciones entre la conducción de la Unión Industrial y la primera línea de la CGT con vistas a un eventual acuerdo social en caso de que Alberto Fernández resulte electo presidente ya están en marcha. Pero aún resta bastante tela para cortar respecto del alcance concreto de los ejes centrales de ese posible pacto. El candidato del Frente de Todos planteó en diversas oportunidades su objetivo de que la concertación involucre de mínima un acuerdo de precios y salarios por 180 días que permita reacomodar el escenario económico en medio de la crisis. "Falta todavía, hay que esperar", repiten cerca de Alberto.

En la cúpula cegetista ya tienen agendado un nuevo encuentro con los referentes industriales para esta semana y prevén volver a verse las caras la próxima en el marco del coloquio de Idea en Mar del Plata. Volverán a ratificar allí su plena disposición al diálogo, aunque también insistirán en remarcar sus condiciones: el rechazo a que la discusión sobre la reforma laboral sea incluida en la agenda del acuerdo social.

En esa postura dentro de la central obrera celebraron ayer con entusiasmo los dichos del economista Matías Kulfas, quien forma parte del equipo que asesora a Alberto Fernández y al que muchos mencionan como posible ministro de Hacienda del candidato del FdT. "La Argentina no necesita ninguna reforma laboral", enfatizó Kulfas en declaraciones realizadas durante el fin de semana. Y aseguró haber conversado esa posición "incluso con Miguel Acevedo y con otra gente de la UIA". El economista, además, expuso una visión similar a la que deslizaron varios referentes de la conducción de CGT, como el caso de Héctor Daer, en el sentido de que cualquier cambio en materia de legislación laboral se debe "trabajar sector por sector, analizar dónde hay problemas para mejorar".

Justamente la dirigencia cegetista considera que la discusión debe concentrarse en la revisión de los convenios colectivos por sector (citan como ejemplo la experiencia de las modificaciones del convenio de Vaca Muerta), pero se resiste a una negociación para una reforma integral y de fondo en materia laboral. A contramarcha, los sindicalistas proponen a los industriales y al resto de las cámaras empresarias avanzar en acuerdos sobre las medidas necesarias para sacar al país de la crisis. "Recién después habrá que pensar en medidas más de fondo", sostienen.

Tags relacionados