Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Rebelión patagónica: Das Neves salió duro contra el Gobierno

La quita a los puertos del sur de un reembolso generó malestar entre los gobernadores. "Ellos tienen que entender que el país es desde La Quiaca a Ushuaia", se quejó el de Chubut

La semana pasada Das Neves participó de un acto en Olivos

La semana pasada Das Neves participó de un acto en Olivos

Se viene la tercera rebelión de los gobernadores al gobierno de Cambiemos en su primer año. Esta vez de los patagónicos, enojados por el fin de un reembolso a sus puertos. El chubutense Mario Das Neves se erigió como el vocero del bloque sureño: "Ellos tienen que entender que el país es desde La Quiaca a Ushuaia y no pueden estar pensando solamente en volcar todo el esfuerzo en la Pampa Húmeda", fue de lo más leve, en un extenso rosario de críticas, que lanzó quien hasta ayer era considerado un "aliado" en la Casa Rosada a pesar de su afiliación justicialista.

"Me siento manoseado como se sienten muchos gobernadores", se quejó ayer en la Casa de Gobierno de Chubut. Sucede que a 48 horas de ver a Macri en la Quinta de Olivos, en el acto de la semana pasada en el que se esperaban más de los seis mandatarios presentes, Das Neves se enteró por el boletín oficial del decreto de necesidad y urgencia (DNU) 1199. Allí se oficializó la derogación del reembolso del 8% a las exportaciones a los puertos patagónicos, unas de las últimas medidas de Cristina Kirchner antes de irse.

En Chubut culpan al "lobby" del puerto bonaerense de Bahía Blanca por los $ 48 millones que pierden en reintegros. Y justo ayer se conoció que la gobernadora María Eugenia Vidal concedió una bonificación en sus tasas. Léase, otro desincentivo para no zarpar desde más al sur.

Las llamadas no cesan entre los caciques patagónicos molestos, también, por la intención oficial de eliminar el llamado "barril criollo". Por ahora no está prevista una foto conjunta o una nueva reunión con Nación, a falta de una propuesta concreta. Su oferta es simple: la derogación del DNU. Y las amenazas, variadas: desde quitar el apoyo en el Congreso al proyecto oficial de Ganancias (ver Página 9), pasando por apoyar la carpa negra en Plaza de Mayo que evalúan los petroleros por los despidos en YPF hasta el bloqueo del transporte de combustible hacia Buenos Aires.

En resumen, a días de su primer aniversario, la relación entre Macri con los mandatarios territoriales ajenos, que supo tener sus picos de máxima cordialidad, no pasa hoy su mejor momento. El reciente traspié en el Senado de la ansiada Reforma Electoral, post cónclave de gobernadores peronistas, es prueba de ello.

Repasemos: a poco de asumir el Presidente, en enero, después de recibir a todos los mandatarios en la Quinta de Olivos, incluida la santacruceña Alicia Kirchner, su decisión de aumentar la coparticipación a Capital Federal generó la primera crispación en el interior. Extensas negociaciones de por medio, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, selló un plan de pagos para la devolución del 15% retenido por la Anses.

Los ánimos estuvieron calmos hasta mediados de año, cuando el aumento de las tarifas del gas generó un nuevo malestar. En especial en las provincias del sur, que sufren más las bajas de temperatura, que se tradujo en reclamos judiciales. Un cónclave con Frigerio y el ministro de Energía, Juan José Aranguren, selló un tope en las subas para los patagónicos. Y ahora, un nueva rebelión se alza.