Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Ratifican negociaciones por las represas de Santa Cruz

El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, estimó ayer que "antes de fin de año se comenzará a trabajar en la construcción de las dos centrales hidroeléctricas (Néstor Kirchner y Jorge Cepernic) en el Río Santa Cruz", y que "a principios de 2017 arrancaría la construcción de la Central Nuclear Atucha III".
En rueda de prensa, el funcionario explicó respecto de las hidroeléctricas que serán de una potencia menor a la proyectada originalmente (1740 megavatios) por el gobierno de Cristina Kirchner, aunque no dio precisiones ya que "el proyecto está siendo revisado en sus aspectos técnicos y económicos".
Aranguren admitió la necesidad de estas obras para incrementar la oferta de energía en el país y refirió que, en el caso de Atucha "debe definirse cual será la tecnología del reactor, aunque lo más probable es que sea del tipo Candú, y aspectos financieros", con recursos que serán aportados por empresas chinas.
Atucha III fue proyectada con una fuerte participación de tecnología y recursos humanos argentinos, con un reactor de tipo Candú, de uranio natural y agua pesada, similar al de la Nuclear Embalse, tendrá una potencia de 800 megavatios y se construirá en un terreno adyacente a la Central Néstor Kirchner (Atucha II).
Ambos temas fueron tratados además en las últimas semanas por la canciller Susana Malcorra y el embajador argentino en China, Diego Guelar, con altas autoridades del país asiático, y está prevista una visita del presidente Xi Jimping a la Argentina en el primer trimestre de 2017.
Respecto de las hidroeléctricas, Aranguren refirió que "estamos evaluando aspectos ambientales como la afectación del glaciar Perito Moreno, y discutiendo con la UTE (Unión Transitoria de Empresas, Electroingeniería-Gezhouba-Hydrocuyo) adjudicataria de las obras cuestiones técnicas y financieras, y la interconexión al sistema nacional".