Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Quién paga el sobrepeso del Estado, el argumento que nunca entra al debate

Imagen de HERNÁN DE GOÑI

por  HERNÁN DE GOÑI

Subdirector Periodístico

5

Los recortes de personal dispuestos en varios niveles del sector público nacional y provincial después del 10 de diciembre, dispararon múltiples debates, en los que se mezclan argumentos que remiten a la justicia o no de la decisiones, los derechos adquiridos de los perjudicados, e incluso posibles casos de persecusión ideológica. Como telón de fondo de esta discusión, aparece una supuesta verdad indiscutible: que el Estado puede absorber todos los empleos que sean necesarios. O dicho de otra manera, que el gasto público puede ser infinito.


Los críticos de este tipo de medidas no creen en el argumento económico. Lo ven como un escudo que traduce falta de sensibilidad sobre el drama del empleo. En contraposición, dar trabajo siempre es visto como un buen gesto, aunque el funcionario que firmó la incorporación no tenga posibilidad de garantizarle al beneficiado ni su sueldo ni su continuidad. No importa si fue semanas o días antes de un cambio de ciclo político. O si no tenía una capacitación adecuada. Lo hecho pasa a ser cosa juzgada. Así es como entraron durante el último año al Estado Nacional, según un informe del Indec con datos del primer semestre de 2015, 177 personas por día.


Es cierto que entre 7% del PBI de déficit fiscal y el default hay un trecho, pero no hay que esperar a que explote la burbuja para empezar a actuar sobre el tema. Hay que evitar arbitrariedades y respetar derechos. Pero empecemos por desterrar del debate la idea de que el Estado admite toneladas de sobrepeso sin pagar consecuencias. Con impuestos, con inflación o con deuda, la plata sale de un solo bolsillo: el del contribuyente.

Más notas de tu interés

Comentarios5
Abelardo Fermin Garcia
Abelardo Fermin Garcia 10/01/2016 08:25:52

Excelente. Es hora que entre todos cambiemos el nefasto "relato" impuesto por la dictadura de la corrupciòn.

Hugo Meloni
Hugo Meloni 09/01/2016 09:27:50

Muy bueno y contundente el articulo. Felicitaciones

Sebas Berdi
Sebas Berdi 09/01/2016 01:22:13

Los despidos masivos son un plan antiguo.Echar es una demostracion de poder, el verdadero poder de un politico y de un lider es encontrar soluciones nuevas que nadie mas pudo vislumbrar. Lamentablemente Cambiemos no las tiene.

Horacio Benito Maidana
Horacio Benito Maidana 08/01/2016 10:55:47

¡MACRI-MICHETTI ÑOQUIS! La evaluación del empleado es contra la actividad que genera el jefe: ¿este gobierno no generó nada: cómo sabe quién trabaja? EN UN ESTADO QUE NO HACE NADA SOBRAN LOS EMPLEADOS, cuando se gobierna con DNU SOBRA TODO UN CONGRESO

Jose Gonzalez Eiras
Jose Gonzalez Eiras 08/01/2016 09:08:58

Muy buen editorial. TODOS los políticos y funcionarios inventan regulaciones+burocracia ineficiente, han aumentado exponencialmente el GASTO, aplican+presión tributaria o se endeudan p tener ingresos. NINGUNO propone reducción del GASTO IMPRODUCTIVO.