Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Quién es Ernesto Clarens, el financista imputado por el fiscal Marijuan

Según Fariña, el financista hizo una serie de transferencias bancarias al exterior con plata que podría ser de Lázaro Báez y que se dedicó al armado de cuentas en el exterior.

En su extensa declaración del viernes ante la Justicia, Leonardo Fariña apuntó contra el financista Ernesto Clarens y señaló que fue una parte vital en el lavado de dinero.

Según sus dichos, Clarens, además de hacer negocios con su financiera Invernest, se dedicaba a transformar los recursos de la obra pública en pesos, euros y dólares.

De acuerdo con información a la que pudo acceder Clarín, Fariña dio “datos precisos” de operaciones de Clarens y por eso el fiscal Guillermo Marijuán decidió imputarlo, junto con la ex presidenta Cristina Kirchner y el ex ministro de Planificación Julio de Vido.

Invernes -la financiera de Clarens- en 2003 se queda con los cheques por los certificados de obra de Gotti, una de las constructoras que había comprado Báez para cartelizar la obra pública en Santa Cruz. De hecho, según recoge Clarín, familiares de Clarens integraron algún directorio de Austral Construcciones.

A partir de esto, el ex valijero señaló que Clarens hizo una serie de transferencias bancarias al exterior con plata que podría ser de Lázaro Báez y que se dedicó al armado de cuentas en el exterior.

Según recopila Clarín, entre el 2006 y el 2013, Clarens movió unos u$s 700.000 desde cuentas del Citibank de Nueva York y el Standard Chartered Bank al Pictec de Suiza. Sin embargo, lo que más llama la atención, es un giro de u$s 400.000 a una empresa bursátil de Uruguay llamada PT BEX, vinculado al caso Ciccone y al caso Bárcenas de España.

Además, Fariña contó que a través de su financiera, Clarens obtuvo contratos con la provincia de Santa Cruz cuando Néstor Kirchner era gobernador. Como ejemplo de uno de los negocios que llevaban adelante, mencionó que cambiaba los cheques oficiales de la provincia que se pagaban a 30 o 60 días por efectivo.