Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Qué pasará con el consumo en 2017: paritarias e inflación, las claves

Algunos gremios ya comenzaron a negociar la suba salarial del próximo año. El desafío es que los porcentajes sean superiores a la inflación proyectada y así recuperar el poder adquisitivo.

Qué pasará con el consumo en 2017: paritarias e inflación, las claves

El 2016 fue un mal año para la economía en general pero para el consumo, en particular, fue un periodo para el olvido. Pese a que en los últimos meses del año el descenso se desaceleró el año termina con números negativos. Ya para el 2017 los economistas son más optimistas pero advierten que todo dependerá de las negociaciones paritarias y de la evolución de la inflación.

La mejora del poder adquisitivo de los asalariados será clave para que el consumo recupere el territorio perdido. De todos modos esa mejora sólo sería buena respecto a un mal 2016, pero para llegar a superar los números de 2015, la lucha será un poco más ardua.

“El consumo mejorará ligeramente respecto de los niveles del último trimestre de 2016 pero vamos a tener que esperar hasta el segundo trimestre de 2017 para ver a pleno el efecto de la recomposición del salario real con las paritarias”, destacó Miguel Zielonka, director asociado en Econviews.

En este sentido para Fausto Spotorno, economista de Orlando Ferreres sostuvo que “el consumo se recuperará, teniendo en cuenta que algunos sectores ya comenzaron a adelantar paritarias o dar sumas a cuenta”.

Por ejemplo, el gobierno bonaerense y la mayoría de los gremios estatales acordaron a principio de diciembre en paritarias un aumento salarial por quince meses, con un 18 por ciento de suba de sueldos para todo 2017, con la posibilidad de reabrir las negociaciones si la inflación fuera mayor a ese porcentaje.

Otro sector que también abrió las negociaciones fue el sector bancario que ya alcanzó un acuerdo con las principales entidades del país. Estas negociaciones comienzan en un contexto donde se espera que la inflación consolide la desaceleración que arrancó en el cuarto trimestre del año. La meta del Banco Central es que la suba constante de precios sea del 1,5% promedio mensual.

Que la inflación se mantenga en este rango esperado y que cierre el 2017 en torno al 17%, como espera el Gobierno, es uno de los factores claves para que el consumo se recupere. Las consultoras, por su parte, esperan una inflación de hasta el 23%, lo que hará que los gremios deban cerrar acuerdos superiores a ese porcentaje para recuperar poder adquisitivo.

“El consumo posiblemente registre una recuperación moderada el año que viene, aunque no volverá a los niveles de 2015, cuando se encontraba artificialmente elevado por el atraso cambiario y la elevada inflación que convertía, paradójicamente, al consumo en el mejor "instrumento" de ahorro”, afirmó Ezequiel Rafael Estrada, director Ficonomics.

En esta línea, Matías Carugati, economista Jefe de Management & Fit remarca que “la reactivación del consumo dependerá de que los salarios le ganen la carrera a la inflación, y por cuánto”.

Un dato que no es menor en 2017, es que será un año electoral y la gran incógnita es si la recuperación llegará en tiempo y forma como para mejorar las perspectivas electorales de Cambiemos.

“La hipótesis de trabajo más común indica que si la economía crece, las chances del oficialismo en las legislativas mejorarán. Pero la relación no es directa. La recuperación tiene que venir aparejada de mayor empleo. Y tampoco de cualquier tipo de empleo. No es lo mismo, social y electoralmente hablando, una recuperación apalancada en el agro que otra basada en la expansión de la industria y la construcción”, remarcan desde Management & Fit.