Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

U$D

DÓLAR
/
MERVAL

Pymes evalúan echar empleados ante dificultades para pagar tarifas de luz

Pequeñas y medianas empresas industriales denuncian no poder afrontar los costos del servicio y ausencia de inversiones por parte de las distribuidoras.

Pymes evalúan echar empleados ante dificultades para pagar tarifas de luz

El presidente de Industriales Pymes Argentinos (IPA), Daniel Rosato, advirtió que pequeñas y medianas empresas del sector se encuentran con problemas para pagar el servicio eléctrico, por lo que muchas evalúan reducir su personal para poder afrontar los costos y piden congelar el precio de las tarifas ante "la ausencia de inversión de las distribuidoras".

En ese sentido, Rosato denunció a las distribuidoras por "ausencia de inversiones" en las redes de baja y media tensión, que proveyeron servicio deficiente o directamente dejaron sin energía eléctrica a las Pymes. 

Según un informe técnico generado por el IPA, “la demanda residencial a nivel nacional cayó un 2,3% interanualmente”, y, a pesar de temperaturas más bajas que en 2016, el año pasado se registraron aumentos del 63% en la cantidad de usuarios afectados por deficiencias en el servicio eléctrico, que además deben pagar un 10% de interés ante el atraso del pago de la factura correspondiente.

“En el IPA estamos recibiendo una gran cantidad de casos en donde la falta de energía eléctrica generó descalabros en las finanzas de las empresas, que perdieron producciones, no pudieron cumplir con compromisos de ventas, y que además debieron hacerle frente a los aumentos que en el término de dos años superaron el 800%”, enfatizó Rosato.

El titular del IPA intimó a las empresas distribuidoras de energía eléctricas a “congelar las tarifas hasta que realicen las inversiones y éstas tengan los resultados que se correspondan con los aumentos interpuestos hasta la actualidad, para que las fábricas puedan funcionar porque la energía más cara es la que se paga y llega de manera deficiente o directamente no llega”.

Además del aumento en las tarifas y la distribución deficiente de la energía eléctrica, las Pymes se quejan por la "falta de atención" por parte de las empresas concesionarias. “Necesitamos que alguien se siente a analizar con las empresas la situación para ser previsibles. Porque el ENRE tampoco está preparado para recibir las quejas de las fábricas sino para atender a los usuarios residenciales”, destacó Nicolás Santos, dueño de una pyme textil de alto consumo eléctrico.

El director y economista del IPA Federico Vaccarezza, destacó en un informe de la entidad que “el problema en Argentina no viene en la fase de producción de energía eléctrica, sino en la distribución media y baja tensión, que es donde se necesitan inversiones urgentes para evitar los cuellos de botella en la transmisión”.

Además destacó que “de las 22 provincias interconectadas al SADI, en 13 (59%) la ciudadanía redujo su consumo de electricidad”. Justamente en esas jurisdicciones se concentra el 85% de la demanda residencial del país. Otro dato que sobresaltó fue que “en el acumulado a octubre de 2017, el segmento industrial ascendió un 1,7% en relación a 2016; sin embargo, demandaron un 3% menos de electricidad que en igual período de 2015 y un 1,3% menos que en 2013”.

Según el informe del Departamento Económico del IPA, “a pesar de una menor temperatura, la distribuidora y comercializadora de electricidad Edesur registró un aumento del 63% en la cantidad de usuarios totales afectados en el mes de diciembre de 2017 respecto de diciembre de 2016”, mientras que “el promedio de usuarios diarios sin servicio se incrementó un 68%”.

Y recordó que “Cammesa ya le había le recomendado en agosto 2017 al Ministerio de Energía obras "urgentes" para transportar la nueva oferta que se incorpora al SADI, so pena de evitar el colapso de la red en el GBA”. 

En la actualidad, el Estado nacional está en proceso de licitación de nueve líneas de transmisión, una estación transformadora (E.T.) y la adecuación de otra E.T., en un proyecto que con suerte y si todo saliese en tiempo y forma, en dos o tres años un 20% la extensión de las redes de alta tensión que actualmente es de 14.763 kilómetros.